Presupuesto
Prat Gay pisa las emisiones de deudas provinciales y se enfrenta a los gobernadores
El ministro quiere poner límites a la fiesta de bonos y exige más rigidez fiscal. La presión en el Congreso.

Alfonso Prat Gay empezó a poner límites a la toma de deuda externa de las provincias, un recurso utilizado este año por los gobernadores para cubrir el déficit por un total de u$s 5.850 millones.

Para el ministro ya es suficiente y por eso frenó nuevas salidas al mercado de Santa Fe (por u$s 500 millones), Tierra del Fuego (u$s 150), Entre Ríos y la ciudad de Córdoba, todas previstas para hacer obras. Pero claro, el dinero es fungible y lo que entra para obras libera presión de ajuste en los gastos corrientes, por más que incluso algunas constituciones como la fueguina prohiban explícitamente tomar deuda para pagar sueldos.

“De ahora en más, sólo habilitaremos a emitir deuda para hacer obra pública”, exigió el ministro ante sus pares provinciales, durante una reunión en el Palacio de Hacienda.

La respuesta no se hizo esperar: vía Miguel Pichetto y Diego Bossio, los gobernadores gestionaron que una de las condiciones para aprobar el presupuesto 2017 sea flexibilizar aún más las condiciones para emitir deuda externa.

Las provincias perdieron recaudación por la recesión y la baja de ganancias de Macri, que primero las contuvo habilitándole la salida a los mercados, con la premisa de que siempre es mejor que imprimir plata y generar inflación.

Aunque las provincias sean autónomas, la legislación exigen siempre una habilitación del soberano -Nación-, que además los mercados internacionales suelen reclamar antes de liberar los fondos. Hasta el año pasado los gobernadores sabían que Cristina Kirchner no se las hacía fácil.

Pero este año todo cambió. Las provincias perdieron recaudación por la recesión y las reformas impositivas nacionales y Macri las contuvo habilitándole la salida a los mercados, con la premisa de que siempre es mejor que imprimir plata y generar inflación.

Pasaron por las mesas financieras de Estados Unidos funcionarios de Ciudad de Buenos Aires y Buenos Aires, Salta, Neuquén, Mendoza, Chubut, Córdoba y Chaco.

Pero a la mayoría no le alcanzó. “Hubo casos obscenos como el de Salta, que fue al mercado después del Brexit y pagó una tasa altísima y ahora quiere emitir de vuelta. Puede ser una fiesta un año más, pero en cuatro o cinco años si se mantiene esta tendencia de endeudamiento, vamos de nuevo a una crisis de la deuda”, alertaron a LPO desde Cambiemos.

Prat Gay en la reunión que tuvo esta semana con ministros de Economía de las provincias.

Prat Gay le teme a un proceso similar al de las crisis fiscales de las provincias a fines de los 90, agobiadas por el endeudamiento externo, uno de los gérmenes de la eclosión de 2001.

Se lo recordó al socialista Miguel Lifschitz, quien tuvo que ir a pedirle una gestión a Rogelio Frigerio para poder sanear sus cuentas. 

A los Bancos les gusta prestarle plata a las provincias, porque toman como garantías los fondos de coparticipación federal que la Nación gira en forma automática.

Prat Gay teme que las provincias se vayan de rosca en el endeudamiento y se genere una crisis fiscal como la que se incubó en los noventa y terminó estallando en el 2001.

El problema se agrava cuando los gobernadores deben juntar cada vez más pesos para pagar intereses en dólares, sin dejar de cubrir sus necesidades diarias.

En conflicto, los gobernadores le enrostran al ministro que en los primeros 8 meses el Gobierno nacional emitió deuda por u$s 37 mil millones, la mayoría para cubrir gastos corrientes.

Como adelantó LPO, Domingo Peppo se reunió con los diputados del bloque justicialista, que esta tarde recibieron al riojano Sergio Casas y el miércoles próxima se verán las caras con todos los gobernadores peronistas.

Encima de los números del presupuesto, el coordinador económico Mario Quintana confesó su hartazgo por los funcionarios que contemplan nueva deuda para su gestión de 2017, ante el límite al gasto vía "Fuente 11" o sea el Tesoro, que les impuso Hacienda.

“Necesitamos que no tengan déficit. Tomar deuda es lo más fácil”, los retó el poderoso vicejefe de Gabinete y acordó con Hacienda poner un tope absoluto del gasto, más allá de cual sea la fuente de financiamiento. Los gobernadores no quieren entenderlo. Y presionan cada día más.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.