Coronavirus
La Legislatura aprobó un endeudamiento de U$S 150 millones para el sistema de Salud
En la primera sesión durante la pandemia, el oficialismo logró el apoyo de toda la oposición, salvo la izquierda.

 La Legislatura aprobó un endeudamiento de 150 millones de dólares para la Ciudad con el apoyo de todos los partidos salvo la izquierda. Los diputados capitalinos sesionaron en un salón especialmente acondicionado para que pudieran mantener la distancia social.

Además de la emisión de bonos el parlamento capitalino ratificó cuatro DNU del jefe de gobierno que fueron dictados en medio de la cuarentena y que dispusieron restricciones de circulación, sanciones a infractores y otras medidas transitorias.

Alberto toma al plan de la Ciudad para los ancianos y consolida el eje con Larreta

El titular de la Comisión de finanzas, Claudio Romero, aseguró que los recursos obtenidos se aplicarán de manera "exclusiva" a las inversiones en salud por la pandemia.

Cuando Romero dejó el estrado desde donde se dirigió al resto de los diputados, personal de limpieza legislativo desinfectó el mueble y cambió el micrófono, envuelto dentro de una bolsa de nylon. La ceremonia se repitió durante toda la sesión.

Maria Rosa Muíños, del Frente de Todos, reclamó una comisión especial para controlar en la utilización del dinero del endeudamiento y además resignar presupuesto para combatir la pandemia. Pero también puso énfasis en la epidemia de dengue que ya generó más de 2 mil casos, la mayoría sin antecedentes de viaje.

Desde el radicalismo Patricia Vischi pidió que una vez que termine la epidemia se reconsidere la ley de profesionales de la salud para incluir a los enfermeros. "Hace varias semanas que no sesionamos, no sé por qué no sesionamos. ¿quién dice que no hay nada para legislar? Podemos no estar de acuerdo en todo pero tenemos cosas para discutir", dijo su compañero de bloque Leandro Halperín.

"Hay un estado que te dice que te laves las manos y no da agua potable en las villas", se quejó Gabriel Solano (PO), que también apuntó contra el "chantaje de la clase capitalista al pueblo argentino" ante la amenaza de no pagar los sueldos si no se levantaba la cuarentena.

Myriam Bregman, del PTS, criticó el contenido de las viandas que reparte la Ciudad. "¿Cómo puede ser que manden saquitos de té solo para que los chicos tomen los días hábiles? ¿El resto de los días no pueden tomar té?", se preguntó.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
?La salud nunca fue prioridad, los gobiernos la vienen desfinanciando desde hace años?
Marta Martinez AyL, legisladora de la CABA por Autodeterminación y Libertad, declaró sobre la sesión del martes 7 de abril:

?En el marco del proyecto que el oficialismo presentó para ratificar el decreto sobre emergencia sanitaria no podemos dejar de denunciar que todos los gobiernos tuvieron la posibilidad de informarse, prevenir y prepararse ante la posibilidad concreta de una pandemia de las características del COVID-19 y no lo hicieron. No fue algo imprevisible como se afirma falsamente. El Banco Mundial y la OMS tenían un informe donde se alertaba ya en septiembre de 2019 sobre la posibilidad de esta pandemia. Inclusive antes del informe de 2019 varios expertos en 2018 habían advertido ante la OMS sobre este peligro llamándola ?Enfermedad X?. Se perdieron meses valiosísimos para obtener respiradores, para barbijos, para camas y para profesionales especializados con salarios dignos, meses y años perdidos para prepararse como pueblo. En estos años además, el GCABA desinvirtió sistemáticamente en salud pública y excluyó a enfermería de la carrera de profesionales de la salud. Del mismo modo es necesario que los/las concurrentes sean reconocidos/as en su área de trabajo y contratados/as en condiciones dignas para que puedan ejercer su trabajo, junto a los/as residentes, profesionales que conforman también la primera línea de atención en los hospitales. Son todos/as ellos/as, profesionales de la salud, quienes en estos días de pandemia deben hacer un sobre-esfuerzo, con todo el desgaste físico y mental que ello provoca, porque el Gobierno de la Ciudad y el Gobierno Nacional han ido deteriorando sistemáticamente la salud pública. Pero, además, estamos convencides que tendrían al menos que habérselos/as consultado respecto a qué medidas tomar frente a esta emergencia. Nadie mejor que ellos y ellas para diseñar las mejores políticas para enfrentar esta pandemia. Sin embargo, como ocurre siempre, estos proyectos se elaboran a espaldas de los trabajadores/as y del pueblo en general. El Gobierno del PRO según un informe de mayo del año pasado redujo en diez años más de 560 camas lo que equivaldría al cierre de dos hospitales pediátricos (si tomamos como referencia el Gutiérrez y el Elizalde), o a dos hospitales generales (si tomamos al Durand y al Santojanni). Sin ir más lejos en el presupuesto del año pasado se destinó más presupuesto para el área de Defensa y Seguridad que para el de Salud, así como al pago de Deuda e intereses se destinó el 8% del presupuesto mientras que a Agua Potable y Alcantarillado se destinó un 1%, como a Vivienda y Urbanismo que se destinó apenas el 2,3%. Hoy que se promueve el lavado de manos y el aislamiento social para la prevención del contagio de coronavirus estos números resultan aún más indignantes. ¿Qué aislamiento social se puede pedir a las más de 300.000 personas que viven en condiciones totalmente indignas en la Ciudad de Buenos Aires? La respuesta está a la vista, la obligatoriedad del aislamiento se hace a través de las fuerzas de seguridad. En ningún momento la salud es prioridad, tampoco en tiempos de pandemia. El valor más importante del ser humano es la vida misma, un valor que el capitalismo no le garantiza a un sector mayoritario de la población, tal como lo vienen experimentado a diario y desde hace muchos años -no solo por la situación actual- esos mismos trabajadores y trabajadoras de la salud, así como toda la población precarizada y empobrecida. Nada dice el proyecto de emergencia sanitaria presentado por el oficialismo de todo esto, cuando lo que debería sancionarse es un profundo reordenamiento de los recursos volcándolos a combatir la pandemia como también sus consecuencias sociales considerando la crisis que estamos atravesando que seguramente se profundizará con el tiempo. Esto significa, entre otras medidas, suspender todo pago de deuda, establecer impuestos extraordinarios a los grandes patrimonios, aumento del ABL para aquellas multinacionales que tengan sede en la Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, descartamos que en manos de quienes gobiernan se vayan a tomar medidas de esto tipo?.