Etiquetado frontal
La pelea entre tucumanos y mendocinos frena la ley de etiquetado
Fue aprobado en el Senado, pero la cancillería lo frenó en Diputados. El presidente lo pide. La pelea de fondo entre tucumanos y mendocinos.

Alberto Fernández incluyó la ley de etiquetado frontal de alimentos aprobada en el Senado entre los 25 proyectos incorporados al decreto de sesiones extraordinarias para tratarse en el verano, aunque al menos hasta el año próximo no está en los planes del oficialismo apurar su sanción. Suficiente para que aumente la resistencia de los tucumanos, que acusan a los mendocinos de promover la regulación para potenciar los endulsantes a base de uva, en detrimento de su industria madre en base a la caña de azúcar. 

El respaldo del presidente fue una señal clave, después del contrapunto entre el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme y funcionarios de de los Ministerios de Salud, Agricultura y Desarrollo Productivo, que promueven la ley y ya la habían apoyado en el Senado. 

La Cancillería pide no sancionar la ley de etiquetado de alimentos hasta armonizarla con Brasil

Neme advirtió que complicaría la presidencia del Mercosur de Argentina que encabezará desde el 6 de diciembre, porque uno de sus planes es lograr una legislación común en la región sobre difusión de nutrientes críticos en los alimentos.

Los legisladores de Tucumán acusan a sus pares de Mendoza de promover la regulación contra el azúcar -industria base de esa provincia-, para potenciar su reemplazo por endulsantes en base a la uva.

"Si vamos con una ley, no podemos negociar", explicó Neme, durante el primer plenario de comisiones de Diputados que trató el proyecto. El siguiente se limitó a expositores y el próximo no está en los planes para las próximas semanas. 

Neme proviene de la gestión del tucumano Juan Manzur como también Pablo Yedlin, diputado del Frente de Todos y presidente de la Comisión de Salud, el primero en pedir que se tengan en cuenta los argumentos de Cancillería para cajonear la ley. El lunes tuvo una señal contraria: Cecilia Moreau, vicejefa del bloque, pidió sancionar la ley como parte de una chicana reglamentaria a Cambiemos, que intentaba llegar a la medianoche solicitando sumar proyectos al temario con la certeza que serían rechazados.  

El diputado tucumano Pablo Yedlin.

Su plan era pedir la nulidad de la sesión cuando empiece diciembre, se venza el protocolo de sesiones remotas y el período ordinario para votar leyes sin autorización del Ejecutivo. El decreto de llamado a extraordinarias solucionó el primer problema y una reinterpretación jurídica el segundo. 

Cambiemos no aceptó tratar la ley de etiquetado frontal porque no estaba en sus planes avalar la sesión, pero Máximo Kirchner y su bloque dejaron sentado que el proyecto llegará al recinto, pese a la resistencia de los tucumanos, que tienen 15 de los 21 ingenios azucareros del país. 

La iniciativa, como llegó del Senado, obliga que los productos informen sus "nutrientes críticos" en octógonos del tamaño del 5% de la superficie, suficiente para desalentar su comercialización. Se consideran tales los excesos en azúcares, sodio, grasas saturadas, grasas totales y calorías. Sólo están exceptuados el azúcar común, la sal común, aceites vegetales y frutos secos.

Los tucumanos, con Neme como promotor, piden igualar la regulación de Brasil, que informa con tamaño lupa sus nutrientes críticos, indivisible para el común de los clientes. Y aseguran que hay una insistencia de los legisladores mendocinos porque la ley promoverá un reemplazo de la azúcar industrial en gran escala por la producidas a base de uvas. 

De hecho, Mendoza está muy presente en el debate de esta ley: en el Senado sus promotores fueron Anabel Fernández Sagasti y Julio Cobos, del Frente de Todos y la UCR. En Diputados, cuando Moreau pidió sancionar la ley este lunes, los mendocinos votaron a favor, a excepción de los radicales Alfredo Cornejo y Luis Petri, más atentos al minuto a minuto de las sesiones.  

Omar de Marchi, del PRO, se abstuvo pero pidió la palabra para aclarar los motivos. Y votaron a favor los radicales Jimena Latorre, Claudia Najul y Federico Zamarbide, pese a que sus jefes indicaron que no había que avalarlo para evitar la trampa de debatir una ley en una sesión que declararían nula. No se contuvieron.  

Máximo Kirchner los chicaneó en su discurso final. "Pidieron tratar el tema en labor parlamentaria y tuvieron 38 abstenciones y 54 negativos. Ni siquiera el 10% del bloque votó a favor". Fernández Sagasti lo retuiteó. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
7
#6 eso sí, el pete es con barbijo por protocolo, y hay que ver si kabalga bien o interrumpe a cada rato por llamadas de la jefa...jajajaja
6
Poco me importa que sea la vocera de la Jefa, y que yo no sea K: Anabel está bárbara y la parto en 8. Y por mí, que luego declaren la guerra tucumanos y mendocinos.
5
jajaja #1 mariangel me sacaste el comentario, excelente síntesis, por eso no lo aprueban.... jajajajajajaja
4
Este artículo está tan mal escrito (errores de ortografía incluidos) que se complica entenderlo.
3
Que linda esta la señora Senadora
2
Interesante ver como las provincias representan al poder económico más que a sus representados

Finalmente nos sacamos la careta, y los empresarios alimenticios nos envenenan...Deberían ir a la cárcel por atentar contra la salud de la población.
1
En el etiquetado frontal de cada producto de consumo se advierte que el gobierno es perjudicial para la salud