Chile
El PC confirmó la candidatura de Jadue y acelera el debate sobre la unidad en el progresismo chileno
El candidato comunista lidera las encuestas y propone una interna entre todas las fuerzas progresistas pero los partidos de la vieja Concertación piden un acuerdo programático.

El Partido Comunista de Chile confirmó la candidatura a presidente del alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, para las próximas elecciones generales de noviembre y movió al avispero en el espectro opositor chileno. 

La ratificación fue publicada a través de un comunicado difundido por la página oficial del PC y dice: "En este pleno la resolución principal fue la nominación como candidato de Daniel Jadue, actual alcalde de Recoleta. Esta resolución fue tomada por la unanimidad de los miembros del Comité Central. Nos sentimos orgullosos de tener en nuestras filas a un militante que ha concitado un apoyo transversal y amplio de gran parte de nuestra sociedad que posibilita que su nombre sea puesto al servicio de la ciudadanía con grandes posibilidades de éxito de alcanzar la presidencia de la república". 

Esta decisión estaba prevista. Jadue lidera las encuestas y es la carta del PC, pero también la decisión tiene un impacto político que podría acelerar las discusiones en un espectro progresista dividido de cara a las elecciones primarias obligatorias que se desarrollarán el próximo 4 de julio. 

Chile al límite: las terapias al 96% y Piñera ofrece incentivos a las clínicas que habiliten camas

El progresismo chileno se divide en varios grupos. Uno de ellos es el nuevo espacio llamado Unidad Constituyente que integra a la senadora Ximena Rincón (Democracia Cristina), el ex canciller de Michelle Bachelet, Heraldo Muñoz (Partido por la Democracia), Carlos Maldonado (Partido Radical) y Paula Narváez (Partido Socialista), partidos que formaron parte de la vieja Concertación y pretenden dirimir la candidatura en las primarias.

La Concertación dejó de existir tras el primer gobierno de Bachelet quien, en su segundo mandato conformó un nuevo espacio llamado Nueva Mayoría con los mismos partidos y el Partido Comunista que no pudo revalidar en 2017 cuando volvió a ganar Sebastián Piñera. 

Por fuera de UC aparecen, además de Jadue, la diputada del Partido Humanista Pamela Jiles que ganó protagonismo en la crisis de 2019 y tiene mucha presencia en redes sociales, Jaime Mulet de la Federación Regionalista Verde Social, muy cercano a Jadue y Gabriel Bóric, del Frente Amplio, un partido que emergió con fuerza con la candidatura de Beatriz Sánchez en 2017 y estuvo muy cerca del balotaje.

Jadue dice tener coincidencias programáticas con todas las fuerzas que juegan fuera del radar de Unidad Constiuyente pero la ratificación de la candidatura estuvo acompañada de una propuesta para realizar una primaria amplia que permita llevar una única figura opositora que sea capaz de concentrar las demandas de los chilenos en las manifestaciones de octubre de 2019 para derrotar al oficialismo. Esto puede ser leído como un gesto a la ex Concertación. 

La interna justamente se centra en ese aspecto, ya que, UC viene planteando esa necesidad de una interna  pero los comunistas en un primer momento se mostraron resistentes en acordar de nuevo con los partidos que "avalaron la Constitución de Pinochet". 

Fuentes del equipo de Jadue confirmaron a LPO que "el escenario está abierto y la propuesta es que compitamos todos en una primaria bien amplia". 

Por su parte, una fuente del Partido Socialista dijo a LPO que "eso es lo que públicamente Paula Narváez viene señalando desde enero. Primarias en el más amplio arcoíris de la oposición. Nuestra postura siempre ha sido la misma". 

Asimismo, un armador de UC reconoció en diálogo con LPO que "la declaración del PC es planteo de la boca para afuera porque al final lo único que quiere el PC es hegemonizar la izquierda, ese es su diseño estratégico. Tiene un pacto con Mulet y el Frente Amplio que no sirve para adelante. Jadue está liderando pero un escenario de dispersion y el PC sería la primera vez que llegaría a superar los dos dígitos". "La unidad que ellos sostienen no sucederá hasta la segunda vuelta. La tensión que hay en este momento es cómo se conforman los otros pactos dentro de la UC. Probablemente se amplíe pero eso no incluirá ni al PC ni a Jiles", agregó. 

El escenario está abierto y la propuesta es que compitamos todos en una primaria bien amplia

Las diferencias no se limitan a Jadue sino también hacia dentro de la Unidad Constituyente, más precisamente entre el Partido Socialista y el Partido por la Democracia que tenían acordado realizar una pre-pre-primaria para llegar juntos a las primarias del 4 de julio. Ese acuerdo pende de un hilo y los de Heraldo Muñoz barajan la posibilidad de ir solo. "Ellos siempre juegan juntos pero ahora el PPD no quiere y eso genera mucha tensión", contó un armador de la Unidad Constituyente a LPO. 

Paula Narváez (PS) y Heraldo Muñoz (PPD).

El gobierno está expectante de todos estos movimientos y estas divergencias lo favorecen. Chile Vamos, el espacio de Sebastián Piñera,  considera que la división opositora podría generar un panorama similar al de las elecciones de 2017 que le permitió la victoria en segunda vuelta. 

"Eso es lo que públicamente Paula Narváez viene señalando desde enero. Primarias en el más amplio arcoíris de la oposición. Nuestra postura siempre ha sido la misma"

El oficialismo aún no definió su candidato y la danza de nombres incluye a la economista y alcaldesa de la comuna de Providencia, Evelyn Matthei  y el alcalde de Las Condes, Joaquin Lavin por la Unión Democrática Independiente, el ex carabinero y actual ministro de Defensa, Mario Desbordes por Renovación Nacional, el ex ministro de Hacienda Ignacio Briones de Evolución Política.  

Una mayoría aplastante aprueba reformar la Constitución de Pinochet y golpea a la coalición de Piñera

Una posibilidad que aún no tiene el consenso de Chile Vamos es incluir al ultraderechista José Antonio Kast que se ubicó cuarto en los comicios del 2017. Si eso ocurre, la derecha lograría conformar una poderosa unidad que le permitía derrotar a una oposición con fisuras. De todas formas, saben que la posibilidad de una victoria oficialista dependerá de no tener un adversario unido.

 La imagen de Piñera es otro factor que puede ser determinante. Según la consultora Cadem, la aprobación del Presidente Piñera está en  9% y alcanza el nivel más bajo del segundo mandato La caída en la aprobación presidencial se da especialmente en la clase media, en los identificados con la derecha y el centro, y entre quienes votaron por Piñera en la segunda vuelta del 2017.

La derecha sueña que el éxito de la vacunación contra el coronavirus, la histórica abstención alta que se registra en cada comicio y la división opositora le permitirá continuar en el Palacio de La Moneda pero las miradas están puestas en la oposición y su obligación de contener ese enorme descontento manifestado en las calles y en referéndum constitucional. 

La ecuación parece sencilla, si hay unidad en la centroizquierda, la victoria es muy posible. De lo contrario, la derecha podría continuar gobernando. "Unidad hasta que duela", dijo a LPO un dirigente que trabaja para acercar posiciones y se aferra la experiencia del Frente de Todos en 2019.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
lasanata haciendo campaña para los progres chilenos
Jajaj, lo que puede la pauta roja