Diputados
El Gobierno consiguió apoyo de Schiaretti para aprobar la ley de Ganancias para empresas
El cordobés Cassinerio firmó el dictamen y garantizó su sanción. Aseguran que se recaudará lo justo para cubrir las eximiciones a empleados y jubilados.

La Comisión de Presupuesto de Diputados emitió este miércoles dictamen favorable a la reforma de Ganancias para empresas, que establece por primera vez en la historia alícuotas proporcionales y sólo habrá una alícuota plana del 25% para las que perciban ingresos netos de hasta 5 millones de pesos. 

Se demora la ley de Ganancias para empresas porque no está claro cuántas pagarán más

Y como en cada ley que deja algún ingreso para las provincias, contó con el respaldo del bloque Córdoba Federal, a través del diputado Paulo Cassinerio, que de esta manera garantiza sus cuatro votos para aprobarla en el recinto y enviarla al Senado para su sanción definitiva. 

Cambiemos firmó un dictamen de rechazó, pidió que el 25% se aplique para todas las sociedades comerciales como establecía la reforma de 2017 y respaldó un informe de la oficina de presupuesto que calculaba un ingreso mucho mayor al de la AFIP y obligó a posponer el dictamen el último jueves.

Ante la presión del oficialismo, que tuvo que pedir un cuarto intermedio, el organismo aclaró a través de una nota que había cometido algunos errores como hacer un comparativo con la alícuota del 25% y no del 30%, que se aplicó en 2020 por una suspensión anual de la reforma impositiva. 

Según explicó el presidente de la Comisión de Presupuesto, Carlos Heller, el informe además tuvo una gran diferencia entre "impuestos determinados y percibidos, cuando las pérdidas se irán compensando y una empresa grande podría ser que en 2020 no pague nada". 

Según la nota complementaria de la OPC, que utiliza información oficial para sus informes, la reforma permitirá sumar una recaudación de 139 mil millones de pesos, de los cuales 80 irían a las provincias y 50 al tesoro, casi el mismo gasto que demandará el alivio al pago de ganancias a empleados y jubilados sancionado hace un mes. 

La ley fija un 25% de pago por Ganancia netas de hasta 5 millones de pesos y el resto abonará alícuotas más alta pero sólo sobre el tramo de los excedentes. De esta manera, por ingresos de entre 5 y 20 millones se pagará un 30% y lo que entre a las arcas de las empresas por encima de esa cifra se gravará al  35%.

Esto implica una reducción de la carga tributaria para el 90% de las empresas. Y el 10% tendrá una alícuota más elevada que la que estuvo vigente en años anteriores, que fue del 30% para todas las empresas. 

Así las cosas, según estimaciones del Gobierno sólo llegarían a pagar el 30% las ganancias de 25 millones de pesos, si llegan a 50 abonarán un 32.5% y al 35% sólo las rentas de 1000 millones. En realidad, será 34.9% por la menor percepción del tramo inicial. 

"Esto implica una reducción de la carga tributaria para el 90% de las empresas. Y el 10% tendrá una alícuota más elevada que la que estuvo vigente en años anteriores, que fue del 30% para todas las empresas", destacó Heller. 

"Claramente es un aumento de impuesto, lo que queremos es volver al esquema anterior que implica aumentar la alícuota para las empresas en 10 puntos, del 25% al 35%", respondió el radical Alejandro Cacace. 

La otra baja del proyecto es por el reparto de dividendos, que se reduce del 13 al 7% porque, dicen en el Gobierno, casi no recaudó. Para Cambiemos no fue suficiente porque, recordaron, con la reforma de 2017 todas las empresas pagarían 25%. "Es un impuesto a la inversión y dos tercios de la recaudación incide sobre la población, porque ataca las alícuotas y los precios", se molestó el radical Luis Pastori. 

El dictamen tuvo dos agregados informados por Heller. Se ampliará el beneficio fiscal por contrataciones que promuevan la perspectiva de género y se aclarará en forma expresa que las empresas vinculadas al juego seguirán abonando 41%. En la redacción original a Sarghini no le quedaba claro, peor no le alcanzó para votar a favor. 

"Hablan de Ganancia y no de renta, que contempla la inversión y suele ser muy baja. Yo presenté un proyecto para que las reinversiones queden eximidas de impuestos y no fue considerado", se lamentó el diputado de Consenso Federal, el sello de Roberto Lavagna.

Luciano Laspina, del PRO, sostuvo que el Gobierno se propuso destruir cada medida que hizo el gobierno anterior, como la reforma tributaria de 2017. "Argentina tiene una presión tributaria récord, pero no solo eso: en 2015 la presión tributaria era del 33,8%; en 2019 bajó al 30,9%; y en en 2020 aumentó al 32,4%. En medio de una recesión violenta, el Estado sube impuestos, como si el consumidor fuera un marciano".

Le respondió el oficialista Itai Hagman. "Es bueno tomar indicadores pero explicarlos: la presión impositiva sobre el PBI medida en 2020, cuando fue un año recesivo, es lógico que de alta. Pero en la pandemia bajamos impuestos, no lo subimos. Esto es como cuando hablan de deuda y no la discriminan", explicó.  


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
Siguen destruyendo al sector privado, el último que apague la luz.