Exclusivo: La discusión de fondo entre Guzmán y el Patria detrás del choque por Basualdo
El eje de la tensión es la ortodoxia fiscal de Guzmán, que celebró que el primer trimestre de 2021 cerró con el menor déficit fiscal en seis años.

El primer trimestre cerró con el menor déficit fiscal de los últimos seis años y el ministro Guzmán lo celebró en cada reunión con funcionarios como un logro de su gestión hacia la estabilización macroeconómica. Sin embargo, en el Instituto Patria recibieron la noticia con decepción porque consideran que una excepcionalidad como la pandemia requiere de una política fiscal más que expansiva y no es momento para fiscalismo ni disciplina en el gasto público.

Por el contrario, les parece una afrenta que el gobierno muestre un déficit incluso menor al que tuvo Macri en 2019. Y aunque técnicamente esto solo es cierto gracias a que la reestructuración de la deuda con los bonistas despejó el calendario de pagos de intereses, consideran que la ampliación en términos reales del gasto es insuficiente. Estrictamente, en el primer trimestre de 2019 hubo superávit fiscal primario (antes de intereses) y en 2021 hubo déficit primario, entre otras cosas por la ampliación del 5,4% real del gasto público.

En silencio, Guzmán redujo 6% el gasto en jubilaciones

El primer capítulo de esta pulseada se vivió durante el verano. En el entorno de la ex presidenta se opusieron al fin del IFE y de las ATP bajo el argumento de que la pandemia viene dejando un tendal de personas bajo la línea de pobreza y no era momento para reducir la presencia del Estado en los hogares más golpeados. En cambio, para el ministro Guzmán, en cambio, era el momento de dar señales concretas de que el gasto público por covid era transitorio, conseguir financiamiento del mercado interno y reducir la presión sobre el Banco Central. Así, se aseguraba como bala de plata el regreso del IFE y las ATP en caso de que en el invierno, con la segunda ola, hiciera falta volver a una cuarentena estricta y tener margen para financiarla. Y en esta primera pulseada, se impuso Guzmán.

El primer capítulo de esta pulseada se vivió durante el verano. En el entorno de la ex presidenta se opusieron al fin del IFE y de las ATP bajo el argumento de que la pandemia viene dejando un tendal de personas bajo la línea de pobreza y no era momento para reducir la presencia del Estado en los hogares más golpeados. 

Pero el segundo round, dejó tanto al kirchnerismo como al ministro muy golpeados. Con 60% de inflación acumulada desde que asumió Alberto Fernández, el congelamiento de las tarifas solo puede significar más subsidios a las empresas, es decir más distorsión sobre los precios y más déficit fiscal a financiar. De allí el rumor de que el ministro habría asegurado antes de su gira por Europa que "O suben las tarifas o me voy".

La postura del kirchnerismo, en tanto, radica en que, si no hay transferencias directas, que al menos vuelva "el salario indirecto". Así le llamaba la ex presidenta a la sumatoria de subsidios sobre el gas, la electricidad y el transporte que les permitía a los hogares más humildes contar con el equivalente a un salario más cada mes.

El manual del buen keynesiano instruye incrementar el gasto público en las malas e incurrir en déficits de ser necesario para impulsar a la economía cuando se estanca o cae en recesión. Y también aconseja en las buenas armarse de colchones con los que tener poder de fuego en épocas de vacas flacas. Esos colchones ya no están. Lo más parecido que pudo conseguir en este tiempo el ministro fue el regreso del financiamiento local, que en los primeros tres meses del año solo alcanzó a cubrir la mitad del déficit.

En los primeros tres meses del año, Guzmán tomó más de $90.500 millones de deuda

Por eso para el ministro, el congelamiento tarifario es un derroche de recursos. Porque la forma en la que se asignó el salario complementario durante el gobierno de la vicepresidenta implicaba subsidiar a todo el Área Metropolitana de Buenos Aires con el transporte y la energía más baratos del país, siendo que en la región conviven zonas de extrema riqueza como de extrema pobreza y el subsidio era parejo para todos, quien lo necesitaba y quien no también.

Cerca suyo sostienen que su postura para cuidar la base electoral del peronismo y también sostener sus objetivos de gestión consiste en que se haga una desagregación de los usuarios del AMBA y que solo se subsidie a quien realmente lo necesite. Y esa era la tarea que le encomendó al secretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, tarea que en el entorno del ministro aseguran que el funcionario jamás empezó.

Desde el Instituto Patria sostienen que Guzmán pretendía dar un aumento tarifario pleno del 30% en línea con los pedidos de las empresas eléctricas. Un sacudón indigerible políticamente para el Frente de Todos.

Desde el Instituto Patria sostienen que esto no es cierto y que en rigor pretendía dar un aumento tarifario pleno del 30% en línea con los pedidos de las empresas eléctricas. Un sacudón indigerible políticamente para el Frente de Todos. La definición tiene que estar antes del 1 de mayo.

Las tarifas congeladas implican pasar del 1,5% del PBI en subsidios en 2019 a 2,8% en 202. Esto implica no sostenerlos en 2,2% del PBI, como fue en 2020, tal y como propone la Ley de Presupuesto. Es sumar otro punto del PBI al déficit de forma innecesaria cuando se podría hacer una redistribución de los subsidios para que se concentren en los que los necesitan sin erosionar más las cuentas públicas.

Frente al 31% de aumento que pidieron las empresas en las audiencias públicas, Basualdo recalentó el debate cuando dijo que podían ser del 9%, del 7% o directamente no subir, lo cual desautorizó a Guzmán, su jefe directo desde que la Secretaría de Energía migró al Ministerio de Economía. Las declaraciones pocos días antes de que el ministro viajara a negociar con los referentes del Club de París no solo socavaron la autoridad del ministro -que ya había dicho que iba a haber aumentos de un dígito y lo había plasmado en la Ley de Presupuesto-, sino  que también le pegaron por debajo de la línea de flotación al programa levemente ortodoxo de Guzmán de intentar no agravar el deterioro fiscal.

Basualdo, vinculado a La Cámpora -y cuestionado en su capacidad técnica por el entorno de Guzmán- pasó a ser la cara visible de un enfrentamiento de fondo entre el ministro y el kircherismo, una confrontación de criterios para el manejo del rebote de la economía, pero también de prioridades: la contención social inmediata y el objetivo de mediano plazo de estabilizar la economía.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
13
Guzman hasta ahora no pegó una...como economista es mas orto que doxo.
12
che que protejido de los empresarios el vacunado vip guzman , si sigue matando a los laburantes y arreglando con los patrones se va a romper el peronismo
11
... obvio que no era para tomar una deuda millonaria y fugarla. Porque eso lo hicieron uds.
( Que si sabían para qué querían ganar )
10
alberto macri para todos
9
Blackrok. Esa ? unidad? pegada con mocos. La necesitaban para ganar la elección. El problema es que ni saben para que ganaron
8
... todos los ministerios en la Argentina son nada en comparación al peso específico que tiene
Economía...!!!

Que ni se atrevan a sacar a Guzmán xq el mercado va a poner el dólar en la estratósfera , " sería el momento político ideal para el golpe institucional que quieren algunos y que terminaría desestabilizando al gobierno y su gobernabilidad ... Súmale pobreza ascendente.
Estaríamos en una guerra civil en 24 hs.

¿ Es eso lo que quiere cfk ? Atentar contra su propia estabilidad y la de su hijo, aún sin sus casos judiciales resueltos?...
Si son vivos van a mantener lo que tengan que mantener y se van a tener que comer los sapos que tuvimos que comernos nosotros por está perra unidad que trae más kilombo que beneficios ...
7
Cristina y Massa se estan pelando por quien agarra el ministerio de economia, es asi de simple.
Paso hace unas semanas cuando se quiso ir Trotta, y Cristina ya tenia elegida a la sucesora, pero lo convencieron de que se quedara.
Ayer vimos que Massa se quedo con el ministerio de transporte, vamos a ver que pasa, ya a Massa le quieren sacar el indec (a manos del massista marco lavagna), y ahora la lucha es por el ministerio de economia.
Lo mas alarmante es que el presidente de la nacion es totalmente irrelevante en todas las discusiones relacionadas a cambios en el gabinete.
"jugada maestra"
6
Dos mentiras:
1) el KEYNESIAMISMO nunca sostuvo que hay que "tener un colchón en las buenas": eso es un disparate de ortodoxos infiltrados y de la sintesis neoclàsica. Keynes propuso salir de la DEPRESIÒN, NUNCA propuso colchon para pagar a rentistas.
2) NO ES OBLITORIO SUBSIDIAR si no hay aumento de tarifa: se puede auditar COSTOS DE PRODUCCIÒN Y DISTRIBUCIÒN en la cadena y licuar el hipertarifazo macrista hasta niveles razonables.

Guzman es discìpulo de stiglitz, y no es muy adecuado aplicar sus criterios en un PAÌS SUBDESARROLLADO y en doble crisis (macri y global).
5
"Con 60% de inflación acumulada desde que asumió Alberto Fernández"

Desde que asumió Alberto Fernández transcurrieron poco menos de 17 meses. De esos, en 14 el país y el mundo detuvieron castigados por una pandemia mundial que derrumbó prácticamente todas las economías del mundo. El promedio de inflación es del 3,53% mensual, que es alto pero es algo que puede pasar en el medio de un cataclismo sin precedentes como este. En el último año del gobierno de Macri, en cambio, la inflación fue del 53,8% sin pandemia. Eso da un promedio mensual de 4,48% sin pandemia de por medio, sin IFE ni ATP ni caída generalizada de la economía mundial. Y eso que se comparan 12 meses de Macri contra 17 de Alberto. Como dijo un estadista cuyo nombre se me fue de la memoria, "la inflación es la demostración de tu incapacidad para gobernar".

"la forma en la que se asignó el salario complementario durante el gobierno de la vicepresidenta implicaba subsidiar a todo el Área Metropolitana de Buenos Aires con el transporte y la energía más baratos del país"

Claro. Falta precisar que esa región concentra prácticamente la mitad de la población del país y más del 50% del PBI. La energía y el transporte eran baratos pero hubo un aumento casi sin precedentes del precio de la propiedad inmueble, lo que en la práctica licuaba el salario indirecto porque ese extra se iba en alquiler.
4
Patrea.