Mexico 6J
AMLO hizo una buena elección pero la unidad opositora logra ponerle límites
Morena logró once gobernaciones pero la alianza opositora "Va por México" le arrebató la mayoría parlamentaria para avanzar en reformas constitucionales.

Morena, que había arrasado en el 2018 gracias al impulso de la candidatura de AMLO, le arrebató a la oposición 10 gobernaciones y controlará de esta forma 16 estados, es decir, la mitad del país. 

Se trata de un avance territorial inédito para un partido gobernante en las elecciones de medio término, instancia históricamente más afín a la oposición que al oficialismo, especialmente uno desgastado por una crisis económica y social provocada por una pandemia con pocos antecedentes en la historia.

Sin embargo, AMLO sufrió un golpe inesperado: no solo perdió 59 bancas quedando lejos de la mayoría calificada necesaria para seguir adelante con su proyecto "transformador" y reformar la Constitución, sino que según los conteos provisorios, Morena cae en varias alcaldías de su principal bastión, la Ciudad de México.

El otro dato de la jornada electoral tiene que ver con el éxito de la alianza de los partidos tradicionales (PAN-PRI-PRD) que tiene como alquimista al empresario Claudio.X. González que está en el ojo de las críticas del presidente mexicano por el supuesto financiamiento que su ONG "Mexicanos contra la corrupción" recibe del gobierno de Estados Unidos y llevó a AMLO a cuestionar públicamente a Biden.

AMLO enfrenta un test electoral decisivo en medio de la tensión con Estados Unidos

La estrategia de unidad contra el gobierno funcionó y perfila al Partido Autonomista Nacional (PAN) como el principal espacio de la alianza opositora con el nuevo liderazgo de Mauricio Kuri, el próximo gobernador de Querétaro, un Estado clave en el desarrollo económico y de innovación en el país. 

Mauricio Kuri, gobernador de Querétaro.

Otro Estado importante por su relevancia económica que AMLO pensaba ganar era Nueva León pero quedó en manos de Samuel García, del Movimiento Ciudadano que ya gobernaba Jalisco. Morena, por su parte, gana en Baja California que es clave por su ubicación fronteriza con Estados Unidos.

En relación al Congreso, el oficialismo tiene mayoría simple en Diputados y llegada a especial con los aliados parlamentarios. Ahora mantendría la mayoría simple pero queda lejos de la calificada para avanzar en diversas reformas que estaban planificadas para el último tramo del sexenio de gobierno.

Morena logrará seguir controlando Diputados gracias a sus 197 escaños y los 82 que suma junto a los de sus socios -PT y el Partido Verde-, crece el poder de la oposición, nucleada en un alianza histórica entre el PRI, el PAN y el PRD, que obtiene un 40% más de bancas y se recupera -también parcialmente- de la paliza sufrida en las elecciones del 2018.

El oficialismo tendría alrededor de 190 a 203 diputados, mientras que sus aliados del PT y el Verde Ecologista estarían capturando aproximadamente 40 y 48 bancas respectivamente.

En el caso de la alianza "Va por México" se destacan los buenos resultados del PAN quienes estiman tener más representatividad, pues la estadística preliminar del INE marca que obtendrían hasta 117 legisladores contra el PRI que no superaría los 100 y los solo 21 del PRD.

Con estos números, la oposición estaría colocando un logro: bloquear -en principio- la capacidad del oficialismo para pasar reformas constitucionales. Acaso no sea el resultado esperado, pero sí uno para darle entrada al juego político en la Cámara baja, algo que habían estado esperando desde el 2018. Para el gobierni no representa la pérdida total del poder, ya que obtiene su mayoría simple de la mano con aliados. Un equilibrio a veces necesario para la vida democrática.

Morena y aliados necesitarían de otras fuerzas políticas para poder consolidar sus proyectos de reformas. La mayoría calificada que se requiere en el Legislativo es de 366 votos. Ahora, Morena necesitaría de al menos 70 votos y de momento ni Movimiento Ciudadano y otras pequeñas instituciones pueden dárselo. La negociación tendrá que ser con "Va por México".

Alejando Moreno, líder del PRI; Jesús Zambrano, líder del PRD, y Claudio X. González

La principal carta para la sucesión de AMLO en el 2024, la jefa de Gobierno de Ciudad de México Claudia Sheinbaum, es víctima de la mala elección de Morena en la CDMX, tal vez producto del impacto en la sociedad del derrumbe de la Línea 12 del Metro capitalino.

De esta manera, y a pesar de no lograr hegemonizar el sistema político y no poder avanzar en manera más rápida y frontal con las reformas, AMLO pudo consolidar un apoyo importante para lo que queda de su gestión con la luz de alerta puesta en que la unidad opositora gana musculatura para disputarle el poder en 2024.

Este lunes, con los resultados electorales sobre la mesa, Lopez Obrador recibirá a la vicepresidenta, Kamala Harris para abordar la crisis en la frontera. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
3
Recuerden Ecuador!
2
1 seba: y aqui pasra parecido porque por el lado de la pandemia todos tienen en claro quienes cuidaron y quienes promovieron la muerte y por el lado de la inflacion es evidente que cambiemos no fue referencia, sin pandemia, sin necesidad de emitir sus valores fueron peores todos los años que estuvieron. debiera aparecer una nueva oposicion muy distinta a estos fracasados.
1
buena elección de AMLO, en Perú pierde la hija del Fujimori y en Colombia, Chile, Paraguay y Brasil la derecha se cae a pedazos ¡¡¡¡