Diputados
Negocian cambios en la ley de biocombustibles para que salga en el Senado
El proyecto no fue incluido por los diputados en la sesión de este jueves. Gestionan eliminar la posibilidad de bajar los cortes al 3% y menos discrecionalidad en los precios.

Esta semana se cumplió el primero de los dos meses de la prórroga de la ley de biocombustibles que caducó el 12 de mayo dispuesta en un decreto presidencial y sigue sin sancionarse el nuevo marco regulatorio impulsado por Máximo Kirchner, aun cuando ya fue dictaminado en Diputados con votos de Cambiemos que garantizan una mayoría en el recinto.

La demora se debe a que el proyecto aún no tiene garantizado el respaldo de los senadores del Frente de Todos, que en octubre aprobaron una ley para extender hasta 2024 el régimen de promoción a los biocombustibles vigente desde 2006. Máximo la cajoneó e impulsó otra bien diferente. 

Su proyecto, ya con dictamen, reduce de 10% al 5% el corte de biodiesel, producido a base de aceite para sustituir el gasoil, con epicentro en Santa Fe; y eleva del 10% a 12% el de bioetanol, sustituto de la nafta, pero obliga a que la mitad sea en base de azúcar y sólo el resto con la variante de maíz, que tiene su principal polo de producción en Córdoba. 

Además, se habilita a reducir cualquier corte a 3% si una suba de las cotizaciones internacionales "pudiera distorsionar el precio del combustible fósil en el surtidor" o si llegara a producirse escasez de producción. 

Máximo considera que la disparada de los precios internacionales de soja y maíz es una de las causantes del aumento de los combustibles y gestionó el nuevo proyecto junto al secretario de Energía Darío Martínez para que no vuelva a pasar. 

A los senadores de las provincias productoras no les cayó nada bien las nuevas reglas de juego y le reclamaron Alberto Fernández cuidar el voto en una de las regiones electorales más hostiles para el oficialismo.

Máximo consiguió dictamen de la ley de biocombustibles con ayuda de Cambiemos

Pero el proyecto no tuvo en cuenta sus reclamos y se dictaminó con el voto de cuatro diputados de Cambiemos de Jujuy y Tucumán, provincias azucareras beneficiadas. Suficiente para llegar a los 129 necesarios para la mayoría si el oficialismo se mantiene unido, pero poco sentido tiene si el Senado no queda conforme y cajonea la ley.

Los diputados que la promueven confían en que no será posible porque Cristina Kirchner está en sintonía con su hijo y alcanza para que la mayoría oficialista de la Cámara alta vuelva sobre sus pasos sin culpa. Sin embargo, Máximo no llevó la ley al recinto este jueves y recién la trataría la última semana del mes, al filo del plazo para el vencimiento de la prórroga. El Senado no debería demorarse.  

La ley dictaminada en Diputados le permite al Gobierno reducir el corte de biocombustibles 3% si la cotización de granos no se detiene. Los productores piden que al menos haya una parámetros más preciso.  

Si el 12 de julio no hubiera una norma sancionada, el presidente debería volver a extender por uno o dos meses el régimen de 2006, pero en ese caso el desconcierto del sector sería demasiado. Para evitarlo, en las últimas semanas circulan en el Congreso bosquejos con algunas modificaciones que podrían contentar a oficialistas del centro del país. 

Una opción sería eliminar la facultad que se le asigna a la Secretaría para energía de reducir los cortes al 3% cuando crea necesario o ajustarla a una variación específica de las cotizaciones internacionales. O limitarle la atribución de definir un precio.

El único límite que le asigna el proyecto es el de garantizar "una rentabilidad determinada, considerando los costos de los principales componentes de su elaboración y el precio para producto puesto en su planta de producción".  

María de los Ángeles Sacnun, José Mayans, Santiago Cafiero, Anabel Fernández Sagasti y Carlos Caserio. 

Los biocombustibles fueron parte de la reunión que el lunes de la semana pasada Santiago Cafiero tuvo en su despacho con las autoridades del oficialismo en el Senado, entre ellos el cordobés Carlos Caserio y la santafesina María de los Ángeles Sacnun, autora de la ley que aprobó esa Cámara para prorrogar la promoción de 2006 y Diputados cajoneó. 

También participaron los jefes de la bancada José Mayans y Anabel Fernández Sagasti, e intercambiaron junto a sus pares y Cafiero algunas propuestas para dejar una ley que pase el filtro del Senado y no les reste a las provincias del centro del país. 

El jefe de Gabinete brindó su informe de gestión en esa Cámara tres días después y no dio demasiadas precisiones cuando la macrista Gladys González lo interrogó por la demorada ley de biocombustibles.

"Está en debate en la Cámara de Diputados. Hay que ver y evaluar un marco normativo que venía de hace mucho tiempo y el cambio tecnológico que existe hoy también hay que ponerlo sobre la mesa. Eso es lo que se está debatiendo", se escabulló. Cristina no participó de la sesión, sin esgrimir motivos. 

En Diputados no hay convencimiento de retocar la ley, pero aceptan que una resistencia de los senadores los puede acorralar. "Aseguramos rentabilidad al 80% del sector. Sólo se quejan los más grandes, que además no entienden que con un corte alto y sin precio favorable pierden igual, como le pasó en los últimos dos años de Macri", explicó a LPO uno de los oficialistas conducidos por Máximo a cargo de llevar el tema al recinto. 

La tensión entre los oficialismos de ambas Cámaras tuvo los últimos días nuevos episodios, por la dificultad de los conducidos por Máximo de conseguir aliados y reunir una mayoría para temas como la reforma del Ministerio Público y la suspensión del sistema que permite crear empresas en un día, ambos con dictamen pero sin fecha para llegar al recinto. 

Y ni siquiera tuvo despacho de comisión la ley de etiquetado frontal, que obliga a las productoras de alimentos a informar sus nutrientes críticos, aprobada en el Senado en simultáneo con la prórroga de la ley de biocombustibles, debatida en varios plenarios de comisión pero por ahora sin destino. La cancillería está en contra porque cree que puede atentar contra las exportaciones y logró que los diputados oficialistas la pisaran. 

La ley de biocombustibles, además, iría acompañada de otra de promoción hidrocarburífera, anunciada por el titular de YPF Pablo González. Todavía no fue enviada al Congreso. Hubo otras urgencias. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
3
Ponele 100% de alcohol a la nafta y 100% de aceite de soja al gasoil y listo....la nafta y el gasoil puro lo exportamos y aquí damos inicio a los biokombustibles kukas....jajajajaja.....tranquilos, ya vamos a llegar a esos "kortes"....jajajaja
2
Ni hablar del consumo de agua (justo en Córdoba, no?) y del impacto medioambiental. Pero anda a explicarle a un cordobes que son una maquina gigante de lavar guita
1
hay que sacar la politica de lado aca y hacer un analisis cienfitico y serio del tema. La produccion de biocombustible no existe!!!.

Decirle produccion a eso es una falacia. Se gasta más energia de la que se genera, no da trabajo en real, ocupa tierras que se podrian usar para cosas r e a l m e n t e productivas y fomentan la desigualdad. La unica que safa, es la azúcar y hasta ahi. De paso, las provincias ""productoras"" (insisto no es producir gastar mas de lo que se genera o gastar mas de lo que se gana) le meten impuestos zapradisimos al gnc.

El camino seria explicarle a las provincias de Córdoba y Santa fe, como en realidad, los biocombustibles les cuestan muchísimo mas $$$ de lo que le dan en ingresos, pero bue argentina, la Ineficiencia y los negocios que dan perdida siempre a la mano del lavado.