Mercosur
Industriales brasileños rechazan la propuesta de Bolsonaro y Lacalle Pou para flexibilizar el Mercosur
Los empresarios automotrices no aceptan bajar los aranceles al 20% como pide Guedes y tampoco avalan la apertura del bloque a negociaciones individuales de los países.

Empresarios industriales y los trabajadores de Brasil salieron a rechazar la propuesta de Jair Bolsonaro de bajar el Arancel Externo Común (AEC) del Mercosur y tensionan con el ministro de Economía, Pablo Guedes.

En abril, Brasil y Uruguay consensuaron un documento en el Consejo del Mercado Común donde plantean los puntos de avance para la flexibilización tanto del AEC como en las negociaciones externas. El planteo les permite a los países avanzar a su ritmo en la baja del arancel sin tener de "lastre" a otros países que quieran ir más lento. Brasil quiere bajar un 10% el arancel este año y otro 10% el año que viene y choca con la resistencia de Argentina, que sólo acepta una reducción del 10% pero a partir de 2022 y sin incluir a las grandes industrias como la automotriz y la textil.

El uruguayo Luis Lacalle Pou pide que cada país pueda negociar acuerdos de libre comercio por su cuenta, lo que lo enfrenta a la Argentina desde el año pasado. Paraguay, en tanto, oscila entre ambas posiciones.

Pero la postura de Guedes y Bolsonaro encontró resistencia dentro de Brasil. El presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores (Anfavea), Luiz Carlos Moraes, salió a decir que la reducción de aranceles no solo puede "implosionar" al Mercosur sino que también representa un riesgo para la continuidad de inversiones y empleo en las fábricas que el sector mantiene en el bloque.

Brasil y Uruguay proponen flexibilizar el Mercosur, pero Argentina se resiste

Para Moraes, la reducción de tarifas dificultaría el trabajo de convencer a las matrices para que sigan invirtiendo en Brasil. Desde el año pasado, según Valor Económico, Ford cerró tres fábricas en Brasil, Mercedes-Benz se retiró de la producción de automóviles en diciembre y Audi dejó de producir automóviles en una fábrica que compartía con Volkswagen en Paraná.

"No podemos pasarle al Mercosur la cuenta de una tarea que tiene que hacer el país", dijo Moraes y explicó que la incapacidad de Brasil para participar más activamente en el comercio internacional es una consecuencia "de las propias crisis del país y del retraso de las reformas".

El titular de Anfavea también rechazó la propuesta de Lacalle Pou de negociar por su cuenta con otros países por fuera del bloque. SI bien reconoció la necesidad de mejorar el Mercosur, defendió el fortalecimiento del bloque para negociar acuerdos comerciales.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
3
Las automotrices globales que se van retirando de brasil se ven venir a la larga una baja de aranceles por la firma de acuerdos de libre comercio entre distintos bloques, como siempre, compromisos de venta de commodities a cambio de valor agregado.
Los vehículos y autopartes fabricados/ensamblados en brasil y en todo el mercosur, excepto categorías muy específicas, p.ej. (pick-up), vendrán de plantas con escala global.
adicionalmente el cambio a tecnología eléctrica será para el mercosur un desafío por escala, desarrollo de proveedores y puntos de recarga.
el futuro probablemente sea muy pocos modelos rústicos a combustible fósil fabricados/ensamblados en el mercosur, y la alta gama eléctrica proveniente de extrazona.
2
"la postura de Guedes y Bolsonaro encontró resistencia dentro de Brasil. El presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores (Anfavea), Luiz Carlos Moraes, salió a decir que la reducción de aranceles no solo puede "implosionar" al Mercosur sino que también representa un riesgo para la continuidad de inversiones y empleo en las fábricas que el sector mantiene en el bloque"

Claramente la asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores de Brasil fue cooptada por la ideología izquierdista de la campora y boicotea a Bolsonaro porque tuvo la audacia de ser aliado de Macri. Poreso se alinea con la postura dura del kirchnerismo en la política de apertura del Mercosur que claramente no ayuda en nada a los estados nacionales ni a la producción de escala regional.
1
Los empresarios brasileros quieren salir del pacto con argenta
Se cansaron de las locuras d elos gobiernos argentos
Sin brasil, la argenta de beto se convierte en Somalia