Diputados
Se aprobó la ley de biocombustibles de Máximo sin la ayuda que pidió Córdoba
Se mantuvieron las bajas de los cortes de biodiesel y de bioetanol. Y la chance de reducirla a 3%. No descartan restringirla en la reglamentación.

La Cámara de Diputados aprobó este jueves la ley impulsada por Máximo Kirchner para crear hasta 2030 un nuevo marco regulatorio para la producción de biocombustibles, que reduce de 10% a 5% el corte obligatorio del biodiesel en el gasoil, y si bien mantiene el 12% el bioetanol en las naftas obliga a que la mitad sea a base de azúcar.

Córdoba es la principal sede de las plantas de bioetanol con maíz y los diputados de esa provincia que integran el Frente de Todos intentaron retoques hasta último momento que calmen a los empresarios locales, pero no los lograron.

Intentaron eliminar o al menos aminorar el párrafo del artículo 10 que habilita a la secretaría de Energía a bajar el corte a 3% del bioetanol cuando "los precios de los insumos básicos pudieran distorsionar el precio del combustible fósil en el surtidor" o ante situaciones de escasez. 

También plantea esa posibilidad en el artículo 8 para el biodiesel y delega en la secretaría de energía la definición de un precio, con la única garantías de elevarlo sobre los costos de producción. Por ese motivo se abstuvieron los pampeanos del Frente de Todos, Hernán Pérez Araujo y Ariel Rauschenberger. 

El encargado de negociar un premio para Córdoba fue el diputado del Frente de Todos Eduardo Fernández, y buscó que la rebaja del corte al 3% quede sujeta a una suba específica de la cotización internacional del maíz. La negociación la continuará el senador Carlos Caserio, del Frente de Todos, cuando el proyecto se trate en la Cámara alta. 

"Los diputados que dicen que este proyecto es anti cordobés porque hace peligrar fuentes laborales, son los mismos que defienden el modelo que convirtió a Córdoba en la capital nacional del desempleo, según los últimos datos del Indec", se defendió Fernández. 

La mirada de la transición energética tiene que ir en un sendero para lograr los equilibrios justos y armónicos para poder armonizar los precios de los insumos, con el usuario, el consumidor que carga la nafta, el productor, y la logística, el transporte.

El Senado deberá sancionar la ley antes del 12 de julio y no será una sesión fácil, porque en octubre, por unanimidad, se prorrogó la promoción a los biocombustibles con los cortes actuales. La ley había sido presentada por la santafesina María de los Ángeles Sacnun, del Frente de Todos, pero los diputados de esa fuerza la cajonearon y lanzaron una propia con menos beneficios para los principales actores del sector, a los que acusan de haber crecido con maniobras evasivas. 

Máximo encabezó las negociaciones y la ley la llevó al papel el rosarino Marcos Cleri, con el argumento central del impacto en el surtidor que provocó la suba de las cotizaciones del maíz y soja. Y aseguran que la falta de un precio claro de referencia complicó la producción los últimos años y por lo tanto no tiene sentido concentrarse en porcentajes. 

La ley fue aprobada con 135 votos, 6 más que la mayoría simple, tras casi ocho horas de debate. Siete votos favorables fueron de Cambiemos, cinco de provincias azucareras: José Cano y Domingo Amaya (Tucumán); Gabriela Burgos, Jorge Rizzotti y Osmar Monaldi (Jujuy). Pero también ayudaron los sanjuaninos Eduardo Cáceres y Marcelo Orrego. 

Los diputados del Frente de Todos. 

Otro voto a favor fue el de la neuquina Alma Sapag, quien defendió a los combustibles fósiles, que la oposición instó a reducir para cumplir con los compromisos de progresividad en medidas que reduzcan la producción de emisión de gases de efecto invernadero y contribuyan a disminuir el calentamiento global. 

"El cambio a fuentes de energía renovables y limpias será gradual. Los fósiles necesariamente nos acompañarán algunas décadas por delante. El gas metano que libera nuestro ganado ovino, más la deforestación y el procesamiento de compuestos son las actividades que más inciden en las emisiones de carbono: 35% del total del país. Y Argentina representa sólo el 0.5% a nivel mundial", destacó.  

El Frente de Todos usó una artimaña leguleya para negar cualquier medida de impacto ambiental, lo que representaría una violación a los tratados firmados en organismos internacionales que integra el país. Como la promoción de 2006 caducó el 12 de mayo, la prórroga por 2 meses no incluyó las resoluciones que subieron los cortes y los dejó en el 5% en todos los casos. 

"Tómense en serio que hablar de ambientalismo, de desarrollo sostenible, es pensar en la matriz de desarrollo productivo de la Argentina, no en el ambientalismo de cotillón. De no hacerlo no podrán decir que son ambientalistas y kirchneristas, porque lo que están votando y haciendo es dar una vuelta de página en la historia argentina para ir para atrás", atacó la radical Brenda Austin, de Córdoba.

 El primero en defender la ley fue el mendocino Omar Félix, presidente de la Comisión de Energía. "Entre los años 2016 y 2019 se importaron combustibles por aproximadamente 6000 millones de dólares, 4200 millones De gasoil y 1600 millones de naftas. que bueno habría sido que esos volúmenes hubiesen sido cubiertos con biocombustibles", se lamentó. Y destacó que el artículo 16 del proyecto permite sustituir importaciones de combustibles fósiles por biocombustibles.      

La mendocina radical Jimena Latorre definió el nuevo marco regulatorio como "regresivo, intervencionista e inconstitucional. ¿Y quiénes se benefician? Unos pocos y por demasiado tiempo. Serán pocas empresas que seguirán en pie a costa del capitalismo de amigos K", denunció. Se refiere a las compañías que resultarían beneficiadas con el nuevo reparto de cupos. 

Le respondió Germán Martínez, santafesino del Frente de Todos. "Que a nosotros nos digan que esto tiene que ver con corrupción, con amiguismo y todo eso, me parece que es absolutamente desubicado y además, merecería otro tipo de acción dentro de lo que estipula el reglamento de la Cámara de Diputados"

El cordobés Carlos Gutiérrez, del bloque del gobernador Juan Schiaretti, le apuntó a las petroleras. "Está claro que las promociones deben terminar algún día, pero deben terminar cuando el sector tiene la capacidad suficiente para desarrollarse en el mercado y no dejarlo a merced del lobby petrolero". 

Cleri le respondió a todos. "La mirada de la transición energética tiene que ir en un sendero para lograr los equilibrios justos y armónicos para poder armonizar los precios de los insumos, con el usuario, el consumidor que carga la nafta, el productor, y la logística, el transporte".

"Estamos cuidando nuestra economía y a los productores nacionales. Industrializar en plantas nacionales es pensar en el futuro. Necesitamos tener precio, corte y trabajo argentino como garantiza esta ley con mirada integral y federal", cerró.

Hizo un llamado a discutir los biocombustibles de segunda generación, que tiene proyectos presentados por referentes de la oposición como la mendocina Latorre. Por ahora, el debate no tiene fecha. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
2
Esto de los biocombustibles estuvo de moda hace 20 años. Pero nunca pasó de eso, una moda.
Ahora lo que entró fuerte son los autos eléctricos.
Argentina vive 20 años atrasada.
1
Es divertido ver como una "industria" nacida al calor de una ley kuka y por una moda ambientalista, y siendo una actividad absolutamente distorsiva, jaja, termina en un berenjenal de leyes, normas y regulaciones que distorsionan más el mercado.
Sería interesante que estos "genios" se dedicaran a ir migrando estas industrias a la de alimentación, de la cual nunca deberían haber salido.