Diputados
Preocupa en el Congreso los errores de redacción en las leyes económicas
Este año Guzmán tuvo que rehacer dos proyectos y Marcó del Pont otro. Falta de diálogo y de "calle", las críticas repetidas.

"Una medida puede ser bien intencionada, pero imposible de poner en práctica y resultar contraproducente. (El ministro de Economía Martín) Guzmán no lo entiende, porque le falta experiencia y, sobre todo, mucha 'calle'", repetía este jueves en chats uno de los referentes de Cambiemos en las comisiones económicas, después de enterarse de la eliminación de la cláusula anti elusión fiscal del proyecto del Gobierno para promover el ahorro en pesos.

Como relató LPO, Sergio Massa lo borró tras consultar a sus asesores y a los jefes de bloque y comprender que si permanecía vigente ese artículo lo que era un proyecto de exenciones fiscales a inversiones financieras en moneda local mutaba a una amenaza de gravar con bienes personales los plazos fijos tradicionales.  

Se llegó a esa conclusión tras leer en detalle el artículo 3, que incorporaba ese gravamen a quienes no mantuvieran un plazo fijo el 75% del año, con la finalidad de evitar maniobras elusivas. 

Pero no hacía diferencias entre los que tienen cláusulas de ajuste, que la ley desgrava de Ganancias, con los tradicionales que están eximidos de todo impuesto y resultaban alcanzados si por alguna razón los inversores pequeños o grandes decidían no mantenerlo más de 9 meses seguidos. 

"Van a tener que estudiar lo que es una cláusula anti elusion. Esto es de imposible cumplimiento", había dicho el radical Luis Pastori en el debate en comisión, asombrado por lo que leía. Ningún diputado oficialista u opositor creyó que se trataba de una trampa, sino de un acto de extrema imprudencia en la redacción de la ley, que en los hechos puede ser peor. Y lo era.

Massa tuvo que corregir una ley de Guzmán para evitar que se vote un impuesto a los plazos fijos

Más curioso es aún que el proyecto había sido enviado en octubre, recién se desempolvó estas semanas tras una reunión de Massa y Guzmán, pero cuando se trató en comisión se descubrió un error que de no remendarlo podría haber traído un costo político mayor.

No es la primera vez que ocurre y al parecer no hay forma de evitarlo, porque el ministro suele tomar pocos recaudos antes de escribir la letra chica de los proyectos que ni siquiera corren riesgo de ser rechazados, pero terminan causando más problemas de los previstos.  

En diciembre, los senadores oficialistas enfurecieron al releer la nueva ley previsional y entender que incorporaba el aumento del 5% de ese mes a cuenta del primer incremento aplicado con la fórmula, en marzo.  

Tres años antes, cuando Guzmán daba clases en Columbia, Mauricio Macri tuvo que corregir un descalce similar en su reforma previsional por enfrentamientos callejeros en el Congreso y aún después de dar ese paso el clima no mejoró. 

Guzmán suele tomar pocos recaudos antes de escribir un proyecto. En diciembre, en la ley previsional incorporó el aumento del 5% a cuenta del primer incremento aplicado con la fórmula, en marzo.  Los senadores tuvieron que corregir. 

La zaga de la ley de Ganancias para empresas de este año fue todavía más larga. Guzmán envió en diciembre un proyecto para que continúe el régimen transitorio que aplicó en 2020, con la suspensión de la reforma de 2017 que fijaba bajas graduales e las alícuotas.

La ley nunca se trató y el ministro la reemplazó con otra que establecía tres escalas, sólo la primera con la alícuota de 25% que iba a regir este año para todas las empresas. Pagarían más quienes tuvieran  ganancias de poco más de un millón de pesos anuales, un monto exiguo si se considera que los empleados con salarios de 150 mil pesos quedaron desgravados con la ley sancionada en abril. 

Tras la reacción de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Massa y los senadores Anabel Fernández Sagasti y Carlos Caserio fueron a ver a Guzmán a la Rosada y le explicaron que ese proyecto no tenía otro destino que un cajón.

Martín Guzmán y Sergio Massa. 

Como relató LPO, la charla no fue fácil, el ministro se animó a una dialéctica "peronista" de "distribución del ingreso" que intranquilizó a los legisladores. Massa le recordó que en el presupuesto que había enviado el 15 de septiembre estos ingresos no estaban pautados y por lo tanto su urgencia no podía ser tanta. No tuvo mucho más opción que volverlo a escribir con montos más elevados.  

Los senadores le marcaron la cancha varias veces, como cuando a su proyecto para delegar en el congreso el manejo de la deuda le agregaron la prohibición de financiar gastos corrientes con dólares prestados, ya sea por bonistas u organismos financieros. 

Otro punto de tensión fue el tiempo que tardó Guzmán en reglamentar la baja de Ganancias para empleados impulsada por Massa. Esperó que fuera sancionada su ley para aumentar ese impuesto a las empresas grandes, aunque en mucha menos recaudación que la que había previsto.  

También hubo demora en la promulgación de la ley para actualizar la escalas de los monotributos y,  en la reglamentación, la titular de la AFIP Mercedes Marcó del Pont olvidó aclarar que las cuotas aumentaban desde la fecha de implementación y no desde el año fiscal en curso. 

Mercedes Marcó del Pont. 

"Es insólito, porque la propia ley le delegó la posibilidad de evitar ese error y no lo hizo", se indignó otro radical con habitual participación en las comisiones económicas del congreso. El descuido fue enmendado en una ley de Massa y Máximo, presentada en una reunión con Alberto Fernández y sin Marcó del Pont invitada a la mesa.  

La tensión entre el oficialismo y Guzmán por estos episodios empañan un récord positivo del Congreso para aprobar las leyes que envió, sobre todo por la colaboración habitual del bloque de Córdoba Federal, coordinado por el gobernador Juan Schiaretti. No pasa lo mismo con las leyes judiciales, todas archivadas en Diputados. 

Al ministro de Hacienda no le esperan tiempos fáciles: el 15 de septiembre, tres días después de las primarias, deberá presentar el presupuesto 2022 y esperar que los legisladores acepten sus pautas fiscales. 

La atención estará puesta en los subsidios, que Guzmán consideró "pro ricos", pero no pudo bajar como hubiera querido. Los senadores peronistas ya le anticiparon que si hay recorte será en cada peso que recibe la Ciudad de Buenos Aires, pero no les será fácil discriminar cuáles viajan en el mismo giro a la provincia que gobierna Axel Kicillof. Mirarán con lupa cada planilla.

El año pasado, el presupuesto fue tal vez el primer embrollo administrativo de Guzmán en el Congreso, cuando Diputados lo envió al Senado sin una planilla de obras públicas. No hubo más opción que devolverlo y recuperarla y en el Congreso pusieron la mira en el intercambio de archivos entre Economía y Carlos Heller, encargado de coordinar el tratamiento de las leyes económicas. Fue la primera gran desinteligencia. Y no la última.  

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
6
Lea va cerrando la cola a todis jajajaja
5
Madera balsa.
4
Lo "divertido" de todo esto es que en laperonia actual, donde el congreso ya te sanciona leyes directamente inconstitucionales, fijarse en estas "desprolijidades" (que en definitiva mejoran la recaudación de la casta), es sólo una cuestión de estrategia electoral para mostrarle a la gilada que buenos que somos, jaja, después siempre hay tiempo de arreglar todo con más emisión, deuda, regulaciones, decretitos, normas, nuevas leyes impositivas y lo que venga...jajajaja
3
"Guzmán no lo entiende, porque le falta experiencia y, sobre todo, mucha 'calle'", repetía este jueves en chats uno de los referentes de Cambiemos en las comisiones económicas"

Sí, seguro que a todos los referentes del macrismo (empezando por el propio Macri) les sobra "calle". Ninguno nació en cuna de oro ni vive rodeado de privilegios.

"el ministro suele tomar pocos recaudos antes de escribir la letra chica de los proyectos que ni siquiera corren riesgo de ser rechazados"

Porque su función no es escribir la letra chica de las leyes. Para eso existe el poder legislativo.
2
Dos impresentables
1
Ambos son catrascas