Senado
El Senado sancionó la ley de biocombustibles pero le exigió cambios a Alberto
El santafesino Mirabella y el cordobés Caserio, ambos oficialistas, comprometieron al secretario de energía a garantizar la rentabilidad con una reglamentación. La dura reunión del bloque.

La mayoría oficialista del Senado sancionó este jueves el nuevo marco regulatorio para los biocombustibles hasta 2030, pero los de provincias productoras lo cuestionaron y reclamaron al secretario de energía Darío Martínez cumplir con su promesa de modificar algunos artículos en la reglamentación.

Los más molestos fueron el santafesino Roberto Mirabella y el cordobés Carlos Caserio, quienes ya habían hecho sentir su bronca en la reunión de bloque del lunes, con un fuerte repudio a la decisión del Gobierno de cajonear la prórroga de la promoción actual a los biocombustibles aprobada por el Senado en octubre. 

Fue reemplazada por la ley finalmente sancionada, presentada por diputados del Frente de Todos y apadrinada por Máximo Kirchner, que fija cortes del 5% al biodiesel, elaborado con aceite de soja; y 12% el bioetanol, pero repartido en partes iguales entre el producido con azúcar y el de maíz, cuyas principales plantas están en Córdoba. Lo fundamentaron en la necesidad de evitar un traslado al surtidor del aumento del precio internacional de los granos. 

La decisión de Máximo ocasionó una disputa entre los oficialismos de ambas Cámaras del Congreso que no será fácil de saldar. Tanto, que algunos senadores hablaban este jueves de cerrar el recinto un buen tiempo en señal de protesta. 

La promoción de los biocombustibles fue creada en 2006,  caducó el 12 de mayo pero tiene una prórroga hasta el 27 de agosto. Establece cortes de 5% pero con las resoluciones posteriores se elevó a 10% el biodiesel, cuyo principal centro de producción es Santa Fe; y a 12% el bioetanol. O sea, la nueva ley bajó a la mitad el primero y mantuvo igual el segundo, pero con la obligación de dividirlo entre azucareros y maiceros. 

Mirabella estaba decidido a desmarcarse. No firmó el dictamen de comisión y casi lo frustra: sólo llegó al recinto por la rúbrica de la tucumana radical Silvia Elías de Pérez, favorecida por el aumento de la cuota a los productores azucareros de su provincia. Sin ella, se caía. 

Y este jueves el santafesino aceptó aprobar la ley recién cuando por la tarde recibió el compromiso de Martínez de retocar en la reglamentación el artículo 8, que contempla la posibilidad de bajar los cortes a 3% si considera que los precios internacionales están muy altos, sin otra fórmula que su decisión política.  

María de los Ángeles Sacnun. 

"No es la mejor ley, pero es la posible. Apuesto a la palabra del secretario de energía y en la reglamentación que podamos hacer", se sinceró el senador, después de un discurso con un contenido que bien podría haber sido de un opositor. 

"Santa Fe tiene el complejo aceitero más grande del mundo. Y por cada tonelada de biodiesel que no consumimos, se dejan de liquidar cuatro de harina de soja. Si terminamos el año con un stock sin liquidar de 15 millones de toneladas, esto equivale a 7 millones de dólares. Y la industria del biodiesel podría consumir la mitad de eso", ejemplificó.  

 El año pasado se importó cerca de 1000 millones de dólares de combustibles fósiles. ¿Nos conviene importar gasoil o producir biodiesel? Mi compromiso es con la actividad económica de Santa Fe.  

"El año pasado se importó cerca de 1000 millones de dólares de combustibles fósiles. ¿Nos conviene importar gasoil o producir biodiesel?", se preguntó y alertó por la pérdida de recaudación tributaria de 13 millones de dólares en su provincia. "Mi compromiso es con la actividad económica de Santa Fe", cerró. 

Caserio aseguró que Martínez ya le garantizó que ese 3 por ciento de corte posible se borrará en la reglamentación. "Vamos a hacer algo simple: si en algún momento el commodity se extiende en el precio tendremos el mismo valor. Por lo tanto, nunca vamos a bajar de ese 6%, lo cual es bueno porque creemos que esto va a prosperar", prometió.

Otra polémica que instaura la nueva ley es la de una supuesta regresividad en medidas para mitigar el cambio climático, por significar en los hechos una baja del cupo de biodiesel obligatorio. El gobierno se protege en que las prórrogas de la promoción no incluyen las resoluciones complementarias y el corte vigente ya es de 5%, pero la oposición y la industria no lo entienden así.

"El incumplimiento de nuestros compromisos bajo el Acuerdo de París traerá sanciones en el cupo de exportaciones a los productos nacionales e impedimentos en el proceso de toma de deuda, entre otros daños a la economía local", sostuvieron en un comunicado conjunto Axel Boerr, presidente de la Cámara Panamericana de Biocombustibles Avanzados; y Claudio Molina, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno. 

"Incluso el ministro Guzmán propuso avanzar en un canje ‘deuda por naturaleza' durante la Conferencia Internacional de Cambio Climático de Venecia. Más biocombustibles significa más moneda de cambio para canjear por deuda si esta novedosa idea prosperase", señalaron.

Según supo LPO, los primeros borradores de la reglamentación llegaron al Senado por la tarde, el temario de la sesión tenía el proyecto de biocombustibles al final para esperarlo y el oficialismo fue todo tensión, porque en la Rosada pidieron que nadie votara en contra aunque los azucareros de Cambiemos garantizaban la ley igual. 

El lunes, en la reunión de bloque, sólo Oscar Parrilli había atinado a defender el proyecto y la idea de votarlo este jueves; mientras que José Mayans, el jefe de bloque, prometió gestiones con la Rosada. La respuesta tardó en llegar y dejó el vínculo erosionado.

Carlos Caserio. 

Cambiemos zanjó más en la grieta oficialista cuando pidió votar en particular el artículo 8 y no todos cumplieron con la premisa de mantenerse unidos: se abstuvieron los pampeanos Daniel Lovera y Norma Durango, que no irán por la relección; y se ausentaron el puntano Adolfo Rodríguez Saá y el jujeño Guillermo Snopek. Fue aprobado con 38 votos, sólo uno más que la mayoría necesaria. Al filo. La ley, en general, se sancionó con 43 senadores a favor.

El debate se extendió hasta la madrugada y Alberto tiene más de un mes para mostrar una reglamentación que los senadores le reclaman a gritos. Más moderada fue la santafesina María de los Ángeles Sacnun, santafesina y autora de la prórroga del régimen actual que diputados cajoneó.

"Esa prórroga era por el 5%. ¿No la leyeron? El corte es una variable. La otra es precio. Tenemos que avanzar en encontrar el punto de equilibrio entre rentabilidad y precio teniendo en cuenta los compromisos internacionales que se asumieron", planteó.

La cordobesa Laura Rodríguez Machado, del PRO, dijo que Córdoba estaba de "duelo" por la ley. "Ojalá se sienta la desesperación cuando gente que produce, que trabaja, que apuesta al futuro, que crea empresas y fuentes de trabajo ve que el Congreso sanciona una ley que las liquida, que les pone un cerrojo, que casi les pone bandera de remate".

"Parece que hay que ponerle el pie encima a la provincia de Córdoba para no dejarla trabajar y regularle sus actividades productivas según se le ocurra al Poder Ejecutivo para que decaiga si peso en la economía del país. Es un castigo absolutamente injusto",  siguió su coterráneo y compañero de bloque Ernesto Martínez, del Frente Cívico. 

Caserio no lo soportó. "No dijeron nada cuando (el ex ministro de Energía Juan José) Aranguren subió un 3000 por ciento las tarifas. ¿Quieren que vuelva?", los desafió. Parrilli aseguró que el biocombustible no tuvo precio durante varios años del gobierno de Mauricio Macri y nadie "estuvo de duelo".

"Estamos dando previsibilidad y certeza para las inversiones. Nos interesa que esta actividad crezca en las pymes porque son las que están esperando esta ley", se defendió.

En el cierre, el radical Luis Naidenoff vaticinó un fracaso de la ley, si lo que busca es evitar que suba en los surtidores quitándole biocombustibles. "La nafta subió un 60% este año, más que la inflación. ¿Le van a echar la culpa a los bio? En  2020 no se actualizó el precio. Y de los 7 aumentos que hubo este año, sólo en uno se puede decir que tuvo incidencia", aseguró.

Y sembró dudas sobre el propósito de la ley. "En el borrador que trascendió se categorizaba a las pymes de las bio como no asociadas o subsidiarias de empresas de la misma actividad. Al eliminar este requisito, se habilita a que una controlante o un grupo potente o fuerte se quede con el negocio de los que no tienen espalda. Y en Argentina sería las cerealeras, las grandes corporaciones o los amigos del poder".

Le respondió su coterráneo Mayans. "Que no haya ninguna duda que vamos a respetar el trabajo de los argentinos, pero también tenemos que respetar el concepto de la integralidad económica", lo cruzó de inmediato. 

"La ley que ratificamos el año pasado dice, claramente, que la base era el 5% de etanol y el 5% de biodiesel, en esta ley estamos haciendo lo mismo y dice que puede aumentar si la Secretaría de Energía lo considera o, en casos excepcionales, llegar al 3%", recordó. Esa última cifra la quieren borrar sus dirigidos. Esperan que Alberto lo haga en la reglamentación. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
Como siempre todo lo pagamos nosotros con combustibles malos y caros