Diputados
Cambiemos empezó la disputa por las jefaturas de bloque en el Congreso
Cornejo y Negri pelean en el Senado con Naidenoff, respaldado por Morales. Ritondo pedirá el interbloque para el PRO en Diputados, pero podría boicotearlo Monzó.

La confirmación de las candidaturas para las elecciones legislativas le dio inicio a una dura interna en Cambiemos por el control de los bloques legislativos en el Congreso, que en diciembre podrían tener nuevos jefes en ambas Cámaras.

La discusión se anticipó más de la cuenta con la decisión de Mario Negri de competir en la interna de Córdoba para ser senador y abrir el debate por su sucesión en la jefatura de la UCR en Diputados, donde también preside el interbloque de Cambiemos.

Si Negri logra imponerse en las primarias y se muda de Cámara, Cristian Ritondo, jefe del PRO en diputados, reclamará la presidencia del interbloque si es que su partido sigue con mayor cantidad de bancas que los radicales. 

Desde 2019 que tiene siete más, pero en esa oportunidad Ritondo prefirió dejarle la lapicera mayor a Negri porque traía oficio de décadas en el cargo y las internas en el PRO lo complicaban. Después las fue acomodando. 

Perfiles altos en la oposición y un oficialismo fragmentado, la Cámara de Diputados que se viene 

Si sale bien parada en las primarias de Buenos Aires y Santa Fe, la fuerza de Mauricio Macri seguirá siendo la más numerosa de la oposición en Diputados. De ocurrir, el ex ministro de Seguridad de la Provincia, que confía en ser ratificado como jefe, exigirá a sus socios radicales y de la Coalición Cívica la presidencia de Cambiemos, o Es Juntos, el nuevo nombre de campaña. 

Pero puede encontrarse con un escollo interno: para superar a los radicales deberá mostrar cómo propios a Emilio Monzo, Rogelio Frigerio y su grupo de aliados con mandato hasta 2023 que por ahora reportan al PRO, como el bonaerense Sebastián García de Luca, el entrerriano Gustavo Hein, el fueguino Federico Frigerio (primo del ex ministro) o el neuquino Francisco Sánchez. 

Ambos llegarán en cortocircuito con Larreta y Vidal y luego de alianzas con la UCR: Monzó integra la lista de Facundo Manes en la provincia de Buenos Aires y Frigerio sumó a su nómina de Entre Ríos al sector del senador Martín Lousteau, patrocinado por Enrique "Coti" Nosiglia, padrino en su batalla por llegar a la jefatura de Gobierno. 

Es que tampoco está claro quién sucederá a Negri si abandona su mítica oficina del tercer piso del palacio. Allí se instaló en 2013 y el único que lo desafió fue Cornejo, cuando llegó a la Cámara en 2019, pero no juntó los votos ni aún siendo presidente del Comité nacional y tuvo que bajar los brazos.

Martín Lousteau, Luis Naidenoff y Humberto Schiavoni. 

En el bloque radical hay quienes postulan a Ricardo Buryaile, de Formosa, con llegada a todos los sectores en pugna. Pero la sucesión terminará de definirse junto a la renovación de las autoridades del Comité nacional en diciembre, cuando el principal candidato a la presidencia es el gobernador de Jujuy Gerardo Morales. 

Con Cornejo decidido a dar un paso al costado, el otro nombre que suena es el de  Lousteau Asesorado por Nosiglia, puso la cara en las internas del partido en cada provincia para reunir convencionales y estaría dispuesto a porotearlos con el jujeño.

Además, el economista patrocinó listas en las internas de varias provincias con la esperanza de hacer valer a su sector en el bloque UCR, a través de Emiliano Yacobitti. 

La disputa radical puede repetirse para definir el jefe del Senado, que continuaría con la presidencia del interbloque porque agrandaría su diferencia de representantes con el PRO, que ahora es de 6 (14 a 8). 

Si Negri deja Diputados, Cristian Ritondo reclamará la presidencia del interbloque Cambiemos para el PRO. No está definido su reemplazo como jefe de la UCR, pero cotiza Ricardo Buryaile. En el Senado el cordobés podría dirimir la jefatura con Cornejo, pero Morales sostiene a Luis Naidenoff. 

La cámara alta elige representantes en 8 provincias, 2 por mayoría y 1 por la minoría, y la UCR acaparó las listas de "Es Juntos". Ratificaría duplas que ya tiene como la de mendocinos (Cornejo y Mariana Juri reemplazarían a Julio Cobos y Pamela Verasay) y tal vez sume otras nuevas como la de Eduardo Vishi y Gabriela Valenzuela por Corrientes, donde abandona su banca Pedro Braillard Poccard, del PRO.

Patricia Bullrich sueña con un triunfo en la interna de Santa Fe para engrosar su alicaído bloque en la Cámara alta y se sabe con menos chances de imponerse en la primaria de Chubut. Sí confía en una victoria de Claudio Poggi en la elección de Diputados de San Luis, para dejarle su banca del Senado a Gabriela González Riollo, ex secretaria de Gabriela Michetti durante la presidencia de Mauricio Macri, con despacho en la Casa Rosada.  

Otra forma de fortalecerse del PRO y no quedar tan rezagado sería sumar a sus filas a habituales aliados que fueron electos con el símbolo amarillo, como el sanjuanino Roberto Basualdo, el salteño Juan Carlos Romero y la neuquina Lucila Crexell. 

Ricardo Buryaile, diputado radical. 

Los dos últimos integraron una interbloque junto al fallecido Carlos Reutemann y a la riojana Clarita Vega, una peronista aliada de Cambiemos que en 2019 heredó la banca de la intendente de su capital, Olga Brizuela y Doria. El Gobierno la quiso reclutar junta a Crexell, pero no pudo. 

Contenerlos es trabajo de Bullrich y  Humberto Schiavoni, su antecesor en la presidencia del PRO y titular del bloque desde 2017. Pero será casi imposible que desafíen el dominio radical en la oposición del Senado, que se hará sentir si Cristina Kirchner se queda con el quórum muy justo o necesita de los partidos provinciales para alcanzarlo. 

Cristina arriesga una parte de su núcleo duro para sostener el quórum 

La disputa entre los senadores radicales se mezclará con las elecciones de las autoridades del Comité nacional, porque el actual jefe de la UCR y de Cambiemos en la Cámara alta es el formoseño Luis Naidenoff, cercano a Morales. 

Validó su título en otro conteo de 2019 que dejó atrás a Lousteau, en ese entonces ayudado por Cornejo, quien le juntó algunos votos pero no los suficientes. El economista quedará desguarnecido por la salida de los dos históricos senadores del Coti: el pampeano Juan Carlos Marino y el catamarqueño Oscar Castillo.

El catamarqueño Oscar Castillo, un histórico aliado de "Coti" Nosiglia, dejará el Senado. 

Marino siempre lograba ganar los cargos de peso. Fue vice del Senado, presidente de las bicameral de inteligencia y de la que administra la biblioteca del Congreso, las dos de mayor presupuesto del Congreso.

Si bien dio un paso al costado, quiso proclamar a su sucesor pero no evitó una interna con otro sector de la UCR pampeana aliado a la conducción del PRO. La banca por la minoría de Catamarca se la disputan el radical Flavio Fama, rector de la Universidad Nacional de Catamarca; y Daniel Ríos, del PRO. El resultado contribuirá a la interna radical, que luego se propaga a todo frente opositor. Y ya comenzó. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
Siempre igual el peronismo peleando por una cuotita de poder. Se nota que son una bolsa de gatos