Crisis de Gobierno
Alberto quiere cancelar su gira a México para no dejar el Gobierno en manos de Cristina
En plena disputa con su vicepresidente dejaría de asistir al foro de la CELAC en México DF.

 En las últimas horas hubo un llamado desde Buenos Aires. En la Secretaría de Relaciones Exteriores de México llegó una comunicación que indicaba que "está en duda" la presencia de Alberto Fernández en la cumbre de la CELAC de este fin de semana en la Ciudad de México.

Es la consecuencia de una crisis política de primer nivel detonada en Argentina luego de que el Gobierno perdiera las elecciones primarias. Por estas horas hay un enfrentamiento abierto entre Alberto Frnández y su vicepresidente Cristina  Kirchner. Ayer miércoles renunciaron todos los ministros cercanos a la ex presidenta.

Según pudo conocer LPO, el entorno de Fernández quiere suspender su llegada a México para no dejar la Presidencia en manos de Cristina, lo que confirmaría que la desconfianza por estas hora es insportable. Fuentes de la diplomacia argentina aseguran que todavía no hay definición. Si se ausenta será reemplazado por el canciller Felipe Solá.

LPO reveló que Marcelo Ebrard busca aprovechar la cumbre de la CELAC para buscar los votos que le permitan remover a Luis Almagro de la OEA. En este plano el apoyo de Fernández resulta elemental para la estrategia mexicana. No solo eso: en la estrategia de la Cancillería mexicana Argentina debería suceder a México en la conducción de la CELAC.

El eje del conflicto en Buenos Aires es que el sector kirchnerista referenciado en Cristina pide una política económica expansiva para revertir el mal resultado electoral antes de las elecciones generales fijadas para noviembre.

En este plano, Fernández respalda fuertemente a su ministro de Economía Martín Guzmán que pugna por una política económica racional y de nivel de gasto controlado. Debe decirse: Argentina terminará el año con un 50% de inflación y cualquier giro brusco acerca la amenaza de un escenario hiperinflacionario.

Hoy jueves Fernández le acepto la renuncia al ministro del Interior Eduardo De Pedro, un hombre de Cristina y a cargo de la relación política con los gobernadores.

La tensión sigue en aumento luego de que una diputada muy cercana a Cristina, Fernanda Vallejos, tildará a Alberto de "enfermo" y "mequetrefe".


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
16
No va a pasar nada, despues del sainete alberto y cfk se van a arreglar, ella ya se vengó con el audio de vallejos y con su carta de todo lo que él había dicho de ella hasta que lo puso de presidente, son dos enfermos que comparten una folie à deux
15
mas opereta de kristy y boberto

embarazo de fiambrola
14
le cambiamos la llave cuando vuelve.
13
Como el pseudo periodismo deportivo.
Ellos ya saben lo que piensan los demás y te lo cuentan. Vos no pienses, eso es trabajo de los militantes disfrazados de periodistas
12
Todo el establishment y los medios periodísticos que se forraron de pauta salieron a bancar a este impresentable. Hasta los gordos de la cgt, que se acalambran si se tienen que atar los cordones, salieron de su madriguera. Todos comprados por el mamerto.
11
Me parece que Allmamert deberá poner una carpa en el parque de la casa de gobierno. Si se va se la okupan jajajajajajajaja!!!
10
Y como les arde la cola a los polenteros, mudense todos la matanza con la jefa, unico distrito que les queda, imbeciles
9
Blacrock, me habia olvidado de esa joyita, tristemente, le costo la carrera politica a alguien honesto
8
Transformaste la vuelta del peronismo al poder en otro gobierno filo radical viejo fracasado
7
Andate y no vuelvas viejo Gaga, SOS peor que Macri