Deuda externa
Economía filtra por tercera vez que el acuerdo con el Fondo está "técnicamente" cerrado
En el mercado consideran "contraproducente" que se insista en filtrar un cierre del FMI que luego no se concreta.

Por tercera vez en el año, fuentes oficiales volvieron a filtrar esta semana que en materia técnica el acuerdo con el FMI está cerrado y lo que resta son definiciones políticas para ponerle fecha al anuncio. Desde el Ministerio de Economía, definen incluso las cuestiones "geopolíticas" pendientes: que el Fondo acceda a reducir las sobretasas de interés y que firme la creación del Fondo de Resiliencia, un instrumento promovido por el ministro que apunta a fortalecer las finanzas internacionales destinando Derechos Especiales de Giro a los países emergentes y pobres. O sea, son "pendientes" que exigen cambios de impacto global en el FMI.

La filtración de un acuerdo "técnico" cerrado a la espera de un visto bueno político no es nueva. Economía dejó correr esa versión alrededor de abril de este año y lo volvió a hacer en agosto pasado. Nunca esas versiones recibieron un guiño del FMI. Por el contrario, cada vez que un técnico del organismo habló públicamente, marcó las inconsistencias macro de la economía argentina.

En el mercado estas declaraciones se vuelven contraproducentes: el riesgo país volvió a los 1.652 puntos básicos, su máximo histórico desde el cierre del canje de la deuda externa con los privados. Y analistas consultados por LPO creen que la dilación de definiciones conlleva el riesgo de hacerlo subir bastante más.

Alberto dijo a los empresarios que el acuerdo con el FMI se cierra en diciembre

Si bien la apuesta de Guzmán a postergar el acuerdo hasta tanto el Fondo revise -conforme a las obligaciones de 2021- sus tasas de interés consiguió el aval del G20 la semana pasada, la movida depende casi exclusivamente de las posiciones que adopten Estados Unidos y Alemania en la Junta Directiva del organismo. Como adelantó este medio, estas tasas adicionales significan una disputa por unos 6.900 millones de dólares en el transcurso de los próximos 10 años.  

Economía afirma que el FMI no impondrá para cerrar el acuerdo, medidas macroeconómicas como la compresión de la brecha cambiaria entre el dólar oficial y el blue o metas de déficit y emisión.

Mientras tanto, las fuentes oficiales aseguran que no habrá condicionalidades como la compresión de la brecha cambiaria en el corto plazo para dinamizar las exportaciones a tipo de cambio oficial -lo que podría significar que el número de pobres se incremente en más de 2 millones de personas en unos pocos meses- y que tampoco habrá reformas estructurales condicionantes. Tampoco habrá imposiciones para reducir el déficit, la tercera de las cuatro condicionalidades habituales del FMI, sino que se seguirá una convergencia gradual. Y tampoco se le exigirá al país tomar medidas monetarias drásticas para frenar la asistencia monetaria al Tesoro para desarmar las expectativas de inflación.

En otras palabras, este acuerdo con el FMI no tendría ninguno de los cuatro elementos tradicionales de los programas históricos del Fondo a diez años -el máximo plazo disponible-, de acuerdo a las fuentes consultadas por LPO.

No obstante, aún tomando el promedio de 2.000 millones de dólares al año de superávit cambiario que arroja un buen año para los commodities según los cálculos de Miguel Kiguel, no parece ser suficiente para el repago de las deudas con el FMI en el plazo de 10 años que maneja el Gobierno. Todavía resta devolverle 42.100 millones de dólares remanentes del préstamo Stand-By que tomó Macri.

Guzmán y Pesce reunidos con técnicos del FMI en su reciente visita a Estados Unidos.

Como sea, en el mercado tomaron el tercer anuncio del acuerdo con el FMI como "humo" para las elecciones y una forma de sostener las expectativas con un "relato" puertas adentro. Puertas afuera, el resultado del último viaje de Guzmán a Washington se tradujo en la suba del riesgo país más alta desde el cierre del canje de deuda privada.

Hay una desconexión entre lo que plantea el Gobierno para un acuerdo con el FMI y lo que el FMI considera necesario y hasta ahora no ha dado muestras de algún cambio para cerrar la negociación.

"Hay una desconexión entre lo que plantea el Gobierno para un acuerdo con el FMI y lo que el FMI considera necesario; y no ha dado muestras de algún cambio para cerrar un acuerdo. Esto no es nuevo y ha llevado a que la negociación se extienda de manera considerable. Por ende, es de esperar que la política de postergar lo más que se pueda del Gobierno se mantenga y, en el mejor de los casos, se demore considerablemente (más que marzo del año que viene) en llegar a algún acuerdo", consideró en diálogo con LPO el economista Gabriel Zelpo, de la consultora Seidó.

Puntualmente, este mismo jueves el Fondo  volvió a recomendó a todos los países de la región que emprendieran políticas monetarias y de suba de tasas de interés para contener la inflación. Así ya lo habían hecho Uruguay, Chile y Brasil. En cambio, Argentina optó por el control de tarifas y el congelamiento transitorio de precios de los bienes de la canasta básica.

Sin Alberto, el kirchnerismo marchó a Plaza de Mayo y pidió no pagar la deuda al FMI

"Hay un gran dilema en el Gobierno que para hacer lo que se necesita para alcanzar el acuerdo, necesitan peso político para tomar medidas como subir tarifas, devaluar, subir tasas, hacer reformas estructurales, que son difíciles de lograr sin un gran poder político. Un gobierno desgastado, es difícil que las lleve adelante", agregó Zelpo.

Como recordó en su último reporte la consultora ACM, la dilación en el acuerdo para ir en busca de la baja de tasas le habrá costado a las reservas del Banco Central 4.006 millones de dólares para fin de año. Y de extenderse hasta marzo que es el límite estipulado con el Club de París - y a la vista de que el acuerdo necesitará ratificación doble de parte del Directorio del FMI y del Congreso nacional- llegará a sumar 7.605 millones de dólares.

Para esta consultora hay sobrados motivos teóricos e históricos para que el organismo revea su política sobretasas y sus números le indican que podría significarle al país un ahorro de "hasta 1.252 millones de dólares en los primeros años", una cifra de relevancia para la sostenibilidad macroeconómica. Así y todo, por la pérdida de reservas y el impacto que puede tener en la economía el año que viene, la dilación del acuerdo constituye un error de política por los riesgos que acarrea.

Haber dilatado las negociaciones representa un error casi irrefutable. Resulta claro que el escenario de haber alcanzado un acuerdo con el FMI en la última parte de 2020 hubiera redundado en un escenario más benigno que el actual.

"A la luz de la validez de reclamar mejores condiciones financieras a la hora de reestructurar la deuda con el FMI a partir de alcanzar un nuevo acuerdo, surge claro que en caso de haberse llegado a un acuerdo en el último trimestre del año pasado, aún bajo las condiciones actuales, se hubieran podido lograr ahorros importantes en términos de reservas internacionales. De este modo, haber dilatado las negociaciones representa un error casi irrefutable. Resulta claro que el escenario de haber alcanzado un acuerdo EFF con el organismo en la última parte de 2020 hubiera redundado en un escenario más benigno que el actual", concluyó.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
4
La vice no parece pensar que haya algo cerrado, salvo algún c..o.
3
Que bombita nos dejo el mejor equipo! Y el profesor de Miami, disfrutando el fmi fugado
2
No se habia cerrado en mayo de 2020?
1
No te creo.
Es una estrategia discursiva pre electoral.
A mí uds. No me joden ni a palos.