Macrismo
El megaplan de obras de Aysa, reaviva en el PRO el debate sobre cómo sumar intendentes
Macri anunció obras por 12 mil millones para 6 municipios. En el PRO lamentan que no haya una "contraprestación" política.

Mauricio Macri encabezó un encuentro con intendentes bonaerenses para anunciar un millonario plan de obras de agua potable y cloacas a los descuidados territorios de la provincia.

El convenio se enmarca en el Plan Nacional del Agua lanzado por el Presidente en abril pasado, y tiene un notorio trasfondo político por haber sentado a la mesa a alcaldes del PJ, del Frente Renovador, del PRO y del radicalismo.

El presidente estuvo acompañado por María Eugenia Vidal y Rogelio Frigerio, que luego dio una conferencia de prensa en el Palacio de las Aguas Corrientes, la bonita sede porteña de Aysa.

“Son obras que implican casi 12.500 millones de pesos y más de 30 mil trabajadores a pleno antes de fin de año. Nos van a permitir cumplir con el objetivo que nos marcó el Presidente, de que al final del mandato 100% de los argentinos, o por lo menos el 75%, tengan agua potable y cloacas", sostuvo el ministro de Interior.

Macri estaba tan entusiasmado que bordeó la incorrección política: "Cerezo me dijo que el plan es tan grande que vamos a tener que traer trabajadores de Bolivia y Paraguay, porque los argentinos son mas vagos".

La reunión con el Presidente fue en Olivos, con los intendentes Gabriel Katopodis, Ramiro Tagliaferro, Diego Valenzuela, Gustavo Posse y Julio Zamora, además de Gerardo Martínez de la Uocra y José Luis Lingeri de Obras Sanitarias, dos beneficiarios directos del plan.

En la reunión Macri estaba tan entusiasmado que bordeó la incorrección política: "Cerezo me dijo que vamos a tener que traer trabajadores de Bolivia y Paraguay para poder hacer semejante plan, porque los argentinos son medio vagos".

Gerardo Martínez, lejos de corregirlo subió la apuesta de la incorrección: "Cuando se plancha la obra pública es el sindicato el que hace el esfuerzo para contener a los laburantes, porque sino el delito subiría todavía más.

Una noticia de esta envergadura parecía, en principio, un fuerte gesto para traccionar de una vez por todas a los poderosos intendentes, una maniobra en la que trabaja Emilio Monzó y que va en línea con una mirada política global pensando en 2017 y 2019.

Se trata de un nuevo e importante anuncio de obras, en la que el Gobierno le abre el juego a los intendentes de la provincia. La semana pasada ocurrió en Vicente López, cuando la gobernadora reunió a 17 alcaldes –entre ellos varios barones del Conurbano-, para comunicar el giro de miles de millones de pesos para proyectos de infraestructura, salud y seguridad.

Fondos que llegaron a las arcas de la provincia luego del compromiso de Vidal de entregarle 10 mil millones extras a los intendentes peronistas para que le voten su presupuesto.

Lo que inquieta, y ya genera fuertes cruces al interior del Gobierno, es que no haya una estrategia política de fondo para este tipo de acciones. De hecho, el propio Katopodis que hoy recibía la noticia del beneficio multimillonario, hace menos de 48 horas había reclamando duramente e los gobiernos nacional y bonaerense por la inseguridad.

Frigerio en la conferencia posterior con los intendentes, Lingeri y Martínez.

“Seguimos sin recibir ninguna contraprestación. O somos muy boludos o muy desinteresados”, confiaba una alta fuente del PRO a este medio.

"Es una locura total lo que estamos haciendo", se quejó una primera línea macrista. La sensación que transmiten es que los intendentes ya empiezan a saquearlos a cambio de una paz que nunca terminan de firmar.

Es que al atomizar la negociación y bajar recursos desde distintas puertas no logran cerrar un compromiso con los intendentes, con quienes el año que viene van a rivalizar en las urnas. Es decir, cada funcionario hace su cierre, nadie centraliza la interlocución y los intendentes aprovechan la lógica del saqueo vikingo que anticipó LPO. La única explicación para esto son las internas que surcan al gobierno, en especial entre el ala política del Gobierno nacional y la administración de María Eugenia Vidal.

Seguimos sin recibir ninguna contraprestación política, o somos muy boludos o muy desinteresados, confesó a LPO un importante dirigente del PRO.

La serie televisiva Vikingos retrata los años del asedio de los entonces invencibles guerreros daneses a una primigenia Inglaterra. La lógica simple de estos guerreros era el saqueo. No tenían rey, aunque varios se autoproclamaban, y vivían una compleja realidad de alianzas inestables, enfrentamientos y acuerdos.

Nada muy distinto a lo que viven hoy en día los caciques del Conurbano. El Gobierno celebra la multiplicación del liderazgo peronista, porque en el manual aparece como un escenario favorable para el oficialismo. "Pero para que esto funcione en términos políticos, tenemos que ordenar la estrategia", se sinceraba un funcionario.

Sin embargo, un dirigente macrista que viene del PJ y transita un área de las más duras del Conurbano, relativizó esta lectura: “En el peronismo nos cuesta entenderlo, porque sin ir más lejos Cristina no le daba obras a los enemigos. Pero en el PRO la lógica es distinta. Hay un mayor respeto por lo institucional y la verdad es que mal no les fue”.

“Además, 2016 es un año para gestionar y tratar de buscar soluciones comunes. En esta locura de tener elecciones cada dos años, se hace difícil trabajar por la gente. Si fuera todo político partidario no se podría hacer nada”, agregó la misma fuente, con un tono idealista que despierta sonrisas irónicas en el ala real politik del macrismo, que se pregunta donde está el chiste de armar a los que habrá que enfrentar el año que viene.

De todas maneras, más allá de la retórica republicana, Macri se guardó algunos resortes claves. En un parte de prensa, Presidencia reconoció que los convenios estipulan que en todos los casos Aysa se ocupará de elaborar los presupuestos, la convocatoria a los procesos de licitación y los estudios de impacto ambiental.

Respecto del financiamiento de las obras, en la cláusula segunda se señala que "serán gestionadas y contratadas por Aysa con fondos propios y/o bajo su administración".


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
Me acuerdo cuando Macri firmo un acuerdo por las cloacas con Rousselot en La Matanza, eso fue ahace 20 años hoy La Matanza no tiene cloacas y Macri se quedó con todo el dinero de la obra.