producción
Cabrera reconoce que las multinacionales no generarán mucho empleo y ahora hace foco en las Pymes
"Todas las grandes inversiones previstas implican apenas 25 mil puestos de trabajo" reconoció el ministró en el Council de las Américas.

El ministro de Producción, Francisco Cabrera, blanqueó este  jueves en el seminario anual del Council de las Américas, que el Gobierno empezó a darse cuenta que la tan anunciada "lluvia de dólares" de mega inversiones extranjeras se demorará bastante más de lo pensado y ahora la nueva apuesta para recuperar el empleo son las Pymes argentinas.

Cabrera comenzó su exposición refiriéndose al proceso de normalización de la economía al que equiparó con la integración de la Argentina al mundo. “A mayor integración, mayor normalidad”, dijo.

En este sentido, aprovechó el atril en el hotel Alvear para celebrar la salida del cepo y el cierre de la disputa con los holdouts “que hizo que de alguna manera Argentina entrara en el mercado del crédito internacional, y cuando decimos el crédito, es la confianza, que tiene que ver por supuesto con las decisiones de inversión”.

Sus primeras palabras no diferían del resto de sus discursos, sin embargo, la exposición mostró un giro en la política de Macri al dejar de hacer hincapié en las inversiones extranjeras y la lluvia de dólares desde el exterior. Esta vez, para responderse a la pregunta retórica “¿Cómo sigue este Gobierno desde lo productivo?”, el ministro puso el foco en las pequeñas y medianas empresas como el motor del trabajo en la economía.

“Si nosotros tuviésemos que decidir dónde queremos estar parados respectos del posicionamiento de lo productivo, diría que queremos ser el Gobierno que definitivamente ayudó a las pymes. Nosotros creemos que la solución al problema del empleo lo van a dar las pymes”, afirmó el ministro.

Si tuviésemos que decidir dónde queremos estar parados respecto del posicionamiento de lo productivo, diría que queremos ser el Gobierno que definitivamente ayudó a las pymes, aseveró Cabrera.

“Nosotros tenemos que dar muchísimo apoyo a todo el sector empresarial, empresas multinacionales, empresas nacionales grandes pero creemos que la solución al tema del empleo viene de mano de las pymes”, agregó, subrayando el giro discursivo del Gobierno.

Cabrera igual dijo que con ayuda de las cuatro grandes compañías auditoras internacionales, ya desde antes de ser gobierno, contabilizaron la cantidad de inversiones latentes en el país. Las inversiones que grandes empresas tenían planeadas para desplegar una vez que se corrigieran las variables macroeconómicas ascendían a “casi 35.000 millones de dólares”.

“Todas estas inversiones implican la generación de 25 mil puestos de trabajo, que fíjense que no es mucho”, reconoció, preocupado por lo que él mismo denominó el mayor problema de la Argentina. “Pero –aclaró- generan un ecosistema de pymes mucho más amplio que producen integradas en una cadena de valor global”.

Minutos antes había asegurado que "el tema problemático estructural" de la economía argentina era "la falta de demanda de empleo".En ese sentido, precisó que "sobre un total de 19 millones de personas que forman la población económicamente activa, seis millones trabajan formalmente en el sector privado, cuatro millones son empleados públicos, cinco millones están en la informalidad y 3,5 millones de personas son cuentapropistas, de los cuales la mayoría se anota en el monotributo para facturar changas".

“Todas estas inversión implican la generación de 25 mil puestos de trabajo, que fíjense que no es mucho” dijo Cabrera preocupado por lo que él denominó el mayor problema de la Argentina.

"Tenemos que generar empleo de calidad", afirmó el ministro, quien, tras reconocer que la Argentina "tiene un problema serio de competitividad y productividad", consideró clave que el acceso al crédito alcance a las pymes, "que son las verdaderas generadoras de empleo".

Puntualmente cuando Cabrera presentó el Plan Productivo Nacional lo definió como “la secuencia de este proceso de normalización de la economía que se nace de un diagnóstico común acerca de cuál es la problemática centra, el tracker que ordena todas las prioridades y los recursos que tenemos. Y esto es la falta de demanda de empleo en la Argentina". En consecuencia, mencionó que el gobierno buscará profundizar el mercado de capitales y garantizar el acceso a la comunicación y a la formación en todo el territorio.

Entre otras formas de fomentar la demanda laboral, se refirió al problema del alto costo laboral para lo cual propusieron la Ley del Primer Empleo, la falta de infraestructura que encarece la producción y para la que ya licitaron 2000 megavatios de energía térmica y el alivio tributario mediante la quita de retenciones y la Ley de Pymes para bajar los costos de producción.

Por último el ministro remarcó que van a avanzar en las desburocratización de los requisitos para inscribir empresas y la creación de una ventanilla única de comercio exterior para ayudarlas a exportar. Asimismo aseguró que el Gobierno impulsará una "modificación tributaria" y el "financiamiento para las pymes".