Bolivia
Coherencia autoritaria
Por Elizabeth Gómez Alcorta
En un contexto en el que emergen nuevos gobiernos de izquierda o progresistas, pero la derecha mantiene un permanente hostigamiento continental, el impulso a la unidad de los pueblos en el proyecto de la Patria Grande debe ser una prioridad.

En estos días tomamos conocimiento de una grave denuncia, según la cual, el gobierno de Mauricio Macri habría pertrechado con municiones y equipamiento antidisturbios al gobierno de facto de Jeanine Áñez. El envío de este material, en momentos en que el pueblo boliviano era brutalmente reprimido en las calles, y apenas unos días antes de las masacres de Sacaba y Senkata constituye un hecho de enorme gravedad. Tanto en Bolivia, como en Argentina, se han abierto investigaciones que determinarán qué delitos se cometieron y quiénes son penalmente responsables. Sin embargo, hay un veredicto político que es por demás transparente. Macri y todo su espacio político han sostenido una sólida coherencia frente al quiebre del orden democrático en nuestra hermana Bolivia: apoyaron el golpe de principio a fin.

Recuerdo particularmente el 8 de noviembre de 2019. Estaba comenzando la segunda cumbre del Grupo de Puebla en la Ciudad de Buenos Aires y, ese mismo día, Lula Da Silva recuperaba la libertad tras 580 días de una injusta y arbitraria detención que allanó el camino de Bolsonaro a la presidencia. Todavía faltaba bastante para que se derrumbara definitivamente la farsa del juez Moro. En Argentina, restaba poco más de un mes para que Alberto y Cristina asumieran como presidente y vicepresidenta, luego de un contundente triunfo del Frente de Todos. Una nueva semilla de esperanza parecía estar germinando en América Latina. Sin embargo, en ese mismo momento se encontraba en pleno desarrollo la operación desestabilizadora que pretendía acabar con la democracia en Bolivia.

Bolivia denuncia que Macri envió armas para apoyar al golpe contra Evo

Evo Morales triunfó con más del 47% de los votos en las elecciones del 20 de octubre, pero como ya nos ha quedado claro, para la derecha autoritaria el sufragio popular es una instancia apenas consultiva. La OEA de Luis Almagro fue la punta de lanza para desconocer esa elección y propiciar un golpe cívico militar que terminó colocando a Jeanine Añez, biblia en mano, en la presidencia de facto. Los pueblos de Bolivia resistieron y fueron brutalmente reprimidos, las whipalas fueron quemadas y pisoteadas, las cholas humilladas y el racismo se convirtió en política de Estado. Mauricio Macri, jefe de un ejecutivo decrépito y en retirada, se apresuró a reconocer y a felicitar a la dictadora.

Macri y todo su espacio político han sostenido una sólida coherencia frente al quiebre del orden democrático en nuestra hermana Bolivia: apoyaron el golpe de principio a fin. Evo Morales y Álvaro García Linera tuvieron que huir por el Chapare, sus casas fueron saqueadas y sus bibliotecas quemadas. Mientras que Bolsonaro, Duque y Lenin Moreno colaboraban con Trump para consolidar el golpe.

Evo Morales y Álvaro García Linera tuvieron que huir por el Chapare, sus casas fueron saqueadas y sus bibliotecas quemadas. Mientras que Bolsonaro, Duque y Lenin Moreno colaboraban con Trump para consolidar el golpe; México, fiel a su historia hospitalaria con los exiliados políticos, decidió enviar un avión para salvar la vida de Evo, Álvaro y su familia. Ese avión necesitaba realizar una escala técnica. Frente a una situación que ameritaba una intervención humanitaria elemental, Macri tuvo una nueva oportunidad para demostrar su carácter miserable: negó el permiso para esa escala técnica. Esa decisión no pudo revertirse ni siquiera mediante el pedido personal del presidente electo, Alberto Fernández.

Aún sin asumir, Alberto Fernández repudió inmediatamente el golpe y se puso a disposición de los funcionarios perseguidos y sus familias. Más aún, gestionó junto a López Obrador la salida de Morales y García Linera hacía México. La intervención resultó tan decisiva, que Evo le agradeció públicamente por haberle "salvado la vida".

Ni bien Alberto y Cristina asumieron, Evo y Álvaro fueron recibidos como refugiados políticos en Argentina. Cuando la resistencia popular acabó con la dictadura y el MAS volvió a arrasar en las elecciones, Alberto Fernández, en un acto inédito en nuestra historia, los acompañó personalmente hasta el regreso a su país, tuve el privilegio de ser testigo presencial de ello. La intensa experiencia de ese año, que el pueblo de Bolivia pagó con sangre y represión, nos deja al menos dos conclusiones.

En primer lugar, la importancia de la articulación de los gobiernos y de los pueblos para defender y profundizar las experiencias democráticas en la región. Los procesos de desestabilización suelen estar articulados continentalmente y responder a un comando más o menos centralizado en el norte. La primera década del siglo XXI dio grandes muestras de esto, con el accionar decisivo de los lideres progresistas de la región para desmontar intentos de golpe, contra ocurrió contra el mismo Evo en 2008.

Los nuevos experimentos neoliberales que lograron llegar al gobierno en diversos países de la región dañaron severamente esa capacidad de coordinación continental. Organismos como la CELAG, UNASUR o el ALBA se vieron debilitados o paralizados. En un contexto en el que emergen nuevos gobiernos de izquierda o progresistas, pero la derecha mantiene un permanente hostigamiento continental, el impulso a la unidad de los pueblos en el proyecto de la Patria Grande debe ser una prioridad. Las limitaciones que la oleada progresista anterior tuvo en ese terreno, se convirtieron luego en un gran pelotazo en contra. Es una lección que debemos aprender.

Hoy, esa necesaria solidaridad latinoamericana enfrenta otro desafío: la campaña de acoso contra el pueblo cubano, con epicentro en EE.UU. y obedientes repetidoras en grandes empresas mediáticas del continente. Lo que Cuba necesita, para enfrentar las dificultades que seguramente atraviesa, es el levantamiento de un bloqueo criminal que ha sido condenado por 184 naciones en la ONU, y no las cínicas plegarias "por la democracia" de aquellos que financian paramilitarismo, invasiones, golpes y magnicidios.

Hoy, esa necesaria solidaridad latinoamericana enfrenta otro desafío: la campaña de acoso contra el pueblo cubano, con epicentro en EE.UU. y obedientes repetidoras en grandes empresas mediáticas. Lo que Cuba necesita es el levantamiento de un bloqueo criminal.

La segunda lección de Bolivia nos habla de lo que está en juego en el debate político argentino. Apoyar el golpe en Bolivia y armar a la dictadura para reprimir a su propio pueblo, no fue un error, fue la consecuencia de su ideología racista, misógina y retardataria. Lo venimos diciendo: el Frente de Todos enfrenta la oposición portadora de esa posición y profundamente antidemocrática. Ese es el ideario que expresan de manera descarada Macri, Patricia Bullrich y otros personajes menores, pero que los demás dirigentes de Juntos por el Cambio sostienen apenas solapadamente o toleran de manera oportunista. Estamos convencidas de que esas expresiones autoritarias son absolutamente minoritarias en nuestra sociedad, pero cuando logran colonizar la agenda de los grandes medios y de los principales dirigentes de la oposición, se convierten en altamente peligrosa para la construcción de una sociedad democrática y plural.

En Argentina, desde hace años, pero otra vez en septiembre y en noviembre, se enfrentan dos modelos, no sólo económicos, sino sociales, políticos y culturales. Dos formas de ver el mundo y proyectar el futuro, una profundamente democrática y otra asentada en prácticas abiertamente antidemocráticas. Una fuerza política que trabajosamente busca todos los días el reconocimiento de nuevos derechos y una minoría elitista que, mientras denuncia supuestas restricciones a las libertades y boicotea el cuidado de su propia ciudadanía, sale corriendo al abrazo de las dictaduras de carne y hueso.

Nuestro gobierno, atravesó un contexto absolutamente impredecible y, por supuesto, ha cometido errores, como los cometen todos. Sabemos que existe una distancia entre lo que se pudo hacer y las expectativas generadas. Y también sabemos que falta menos para atravesar esta pandemia y construir la Argentina que todxs deseamos. Sin embargo, en este tema tan crucial, como en otros, este gobierno ha actuado con una conciencia popular y una ética democrática que nos enorgullece. Ensanchemos y profundicemos ese camino. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
16
Genocidas. Te hablan de Patria Grande y generaron 10% más de pobreza y más de 100000 muertos por COVID luego de la cuarentena más larga del mundo. Son la envidia de Videla por su capacidad de exterminio.
15
Sangren gorilas! sangren! Les duele y les arde ver lo preparada que está la compañera Eli. Es cierto que Evo se atornilló en el poder, que fue por tres periodos, que encarceló opositores y hasta que le gustan las chicas, como al General. Entiendan que no nos interesa que el conflicto haya estallado porque haya querido bajarse los pantalones con los chinos, ni tampoco que se haya cagado en las leyes que el mismo promulgó. Me gustaría agregar algo que Eli no comentó: ya lo dijo Alberto, el es el primero que se parece a los Bolivianos (eso es diplomacia en un país con más de 36 etnias). Habrá alguna canción de Litto Nebbia para esto?
14
#12 hermano. Lo que pasó en bolivia es problema de Bolivia. El gerardito moralito de Jujuy se metio en bolivia porque le afectaba sus negocios. Eso es imperdonable, encima hay que escuchar que alberto le salvo la vida a evo, pero a su vez lo apoyó a gerardito para financiar el golpe. Juicio y castigo a los dos!!!
13
Che. Y de como el morales nuestro, el de jujuy ayudó en el golpe a Bolivia nada?
12
Lo importante es saber si lo que hizo el gobierno del ex presidente macri es legal y transparente para nuestras leyes o no, mas allá de su postura política.

Por otra parte, morales había violado la constitución de su país que no permitia un cuarto mandato y rechazó el dictamen de la comisión electoral de la oea cuando no lo apoyó, a pesar que el mismo había invitado y aceptado sus términos .
Hubo protestas populares y caos en las calles, y los jefes militares que estaban bajo su mando , solo le pidieron , de palabra , que renunciara para evitar males mayores (no solo renunció sino que huyó, cuando podria haber rermovido a los que le dieron la recomendación)
La corte constitucional de su país, declaró legal el proceso de sucesión dentro del parlamento, y los militares nunca tomaron el poder.
El gobierno provisional fue transitorio hasta el nuevo proceso electoral
Algo parecido a lo ocurrido aqui con el gobierno de delarua y duhalde, con la diferencia que delarua no habia violado la constitución
11
Mucha sarasa y ubicación estratégica de palabrería progre para no decir nada...ausencia total de autocritica real...otra hippie con Osde que lleva todo a "nosotros los buenos" vs "ellos los malos" y juegan con la división mientras siguen hundiendo al país y cada vez hay más pobres...
10
Casi los mismos versos de los 70's, pero "aggiornados" convenientemente para intentar convencer de nuevo a su gilada de cara a las elecciones.
Como socialistas con patrimonio ajeno, kukas y globertos no tienen nada nuevo para mostrarles a sus respectivas giladas, excepto fracasos.
Alguna caripela nueva de carnada o algún discursito berreta como este, totalmente vacío de contenido real, jaja, la "épica" vendehumo clásica de la zurda poniendo la culpa en el otro.
Lo que no logran explicar todos estos pibes es por que donde ellos no están las sociedades prosperan...
9
Hablamos de Evo Morales??? El que se postuló por 4ta vez después del fallo de la Corte cooptada y aducta?
Ese el el sueño democrático de Gomez Alcorta y su gobierno, Autocracia, manejar los 3 poderes, corrupción y perpetuarse en el poder. Es una vergüenza. Ah, eso sí, todo con un discurso de inclusión , género y diversidad... puro relato
8
Esta mujer es Ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad (??!!!). Esta nota que escribe muestra dos cosas: (1) su cargo permite demasiado tiempo libre para hacer "ocio intelectual" y (2) que busca congraciarse con aquellos que permiten que exista un ministerio que claramente sirve solo para mantener militantes. Lo peor de todo es que lo hacen con nuestros impuestos, siempre es facil hacerse el bueno con plata ajena, me gustaria saber si toda esta manga de "bienpensantes" generaron divisas alguna vez en su vida, en vez de estar viviendo del Estado.
7
Estás defendiendo al gobierno que está haciendo un ajuste salvaje y hambreando al pueblo........nunca creció tanto la pobreza, el desempleo, la inseguridad, y las muertes por negligencia..........camporista tenías que ser..........lo parió........Evo se presentó a elecciones cuando la constitución se lo prohibía, encima hizo fraude , la economía estaba muy mal y el pueblo boliviano no aguantó más y se levantó. En pocos meses se llamó a elecciones y se respetó el resultado........de qué dictadura me hablás........dictadura es la de Venezuela donde todos los días se encarcela a los disidentes, no se permite que se presenten a elecciones libres, se reprime y mata, donde los militares tomaron el poder y son millonarios con el pueblo muerto de hambre, donde seis millones de personas dejaron sus hogares para huir a otros paises......no seas imberbe y sacate la venda de tus ojos.........lo parió
Elizabeth Gómez Alcorta
Columnas