Gobierno
No hay que cambiar el nombre del CCK
Por Martín Rodríguez
Quitarle el apellido Kirchner sería un pequeño gesto de esa violencia simbólica que se pretende terminar.

Iba una tarde del invierno del año pasado en el 29 con mi hijo de 4 a comer una pizza en el centro. En la parada de Bustamante y Córdoba sube una señora y pregunta "¿Este me deja en el Correo?”. Le digo que para ir al CCK le conviene bajarse en Corrientes y tomarse la B. A mi juego me llamaron, pensé. Y le pregunté qué iba a ver. Me dijo que un concierto de tambores. Y ahí no más le pregunte qué le parecía el CCK y qué pensaba de que se llamara Kirchner. Está bien, me dijo ella, es un edificio hermoso, y K fue un presidente democrático. Hizo cosas bien y cosas mal. “Hay gente que lo quiere”. Gente que sí. Gente que no. Fin del comunicado ciudadano de esta señora.

Era sábado a la noche y sólo abrió la boca para saber cómo llegar a un lugar público, no tenía ganas de perder tiempo conmigo y mi etnografía móvil. Pasó tal como lo cuento. La miré mientras me hablaba y me dio la impresión (siempre aproximada y prejuiciosa, ¿y qué es pensar si no administrar prejuicios?) de que pertenecía a una clase media baja (campera negra, zapatos de cuero gastado, pelo negro, peinado de los años 80, sin pintura), como si fuera empleada de un negocio de la zona. ¿Pero dónde ponía esta mujer a Kirchner? ¿Lo quería? Me lo hubiera dicho: el amor y el odio k son igual de extrovertidos. Quizás sentía algo menos: quizás sentía cierta “indiferencia”. Quizás no sentía demasiado. Se bajó donde le dije, y nos saludó como si estuviera agradeciendo el consejo pero sin el menor atisbo de ampliar la conversación hacia otra parte.

Violencia simbólica

Algo había sido puesto en su lugar por ella: una especie de engranaje silencioso que hizo girar mi conciencia hacia un lugar desconocido de este tiempo, sin ruido blanco. ¿Qué me dijo? Me dijo con naturalidad que ella incorporaba el CCK a su vida, a su rutina, a sus planes solitarios de fiebre de sábado por la noche, y me exponía en eso una forma de “normalidad” que muchos pasamos ya por alto: todo pasa y algo queda. Tal vez una parte de la “obra” de un gobierno que aspiró a tener tanta narración, tuvo también este impacto suave y reservado sobre las vidas. Y si el CCK ya forma parte del horizonte de posibilidades del placer de una mujer argentina, también el nombre “Kirchner” funda una extraña costumbre donde un político puede ser aceptado, un presidente democrático reciente puede ser adherido con la naturalidad que tantos dicen desear.

En estos días se discute el cambio de nombre del CCK. De efectivizarse resultaría un pequeño gesto de violencia simbólica, incluso de esas formas que dicen querer erradicar. Supone un énfasis de reescritura en quienes consideran que cualquier esfuerzo de intensidad simbólica es vano o anticuado: en qué quedamos, diría uno. ¿O suben el perro al sillón o disputan bronces? CCK es ya una marca de época, y de hecho mientras va quedando en la dicción pública la sigla simple de “ce-ce-ká” en la comunicación del gobierno hasta la podrían trabajar como marca. Uno podría suponer que un mayor gesto de sinceridad republicana sería bancarse las continuidades incómodas, pero también en esto se revela la intensidad amarilla.

El episodio del colectivo y la breve charla quizás dicen algo inesperado sobre la política de este tiempo: quizás dicen sobre el lugar en que puede ir quedando inscripto el nombre de un político en mucha gente “común”. ¿Van a cambiarle el nombre? Quizás sí. ¿Por qué? Porque pueden. Kirchnerismo y macrismo son dos proyectos y dos gobiernos que gozaron de igual fuente de legitimidad. Si bien, como en todo, sus narraciones se superponen. En el juicio progresista hay elecciones donde parece que el pueblo graba en la roca su destino sudamericano y otras poco tiempo después donde parece que se distrajo, que entró Magnetto a la conciencia y votó por él. No es que sea buena una tercera posición, pero este empate entre el extremo simbólico y el extremo banal nos tapa quizás una pregunta anterior: ¿por qué manosear un nombre, una memoria? ¿Qué es el CCK? Algo que no existía “y hubo que inventarlo”.

No se trata de que le pusieran Kirchner a una estatua de Roca o Colón o a un teatro histórico, se trata de algo nuevo, creado, sospechado como toda obra pública, pero que es parte ya de un patrimonio social y estatal, entramado dentro de ese corredor urbano de tres postas: Tecnópolis, la ex ESMA y CCK. Miles como esa señora ese sábado quizás vivan con la modesta esperanza de gozar algo público y gratuito. Kirchner fue un gran presidente, dicho a mi cuenta: seguramente el mejor de toda nuestra democracia. Pero me quedo con el resguardo y la sobriedad con que esa mujer incorporó el CCK a su vida: el silencio subterráneo que hace más sólidos los edificios que deja cada época.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
11
Martin Rodriguez es bueno.....
10
Ameeeeen
Que dios bendiga al periodista Martín Rodriguez.
9
Violencia es que KIRCHNER se haya robado lo que se ha robado, eso es violencia. Lástima tener tanta confusión en la cabeza para no darse cuenta.

8
A parte porque pueden ,hay que agregar que omite malintencionadamente el periodista es que violaron la ley cuando le impusieron el nombre del expresidente ya que hay que esperar 10 años,para tamaño homenaje,pero claro en el kichnerismo la violaciòn constante de las leyes es una cuestiòn de opiniòn,no le parece Martin Rodriguez ?
7
Estamos entrando en el tiempo de ruptura del relato duranbarbista, se ve en la desesperación y violencia del grupo multimedio, se expresa en la novedosa sensates de Peña Braun para referirse a la presidenta anterior, se palpa en cada convocatoria del Frente Para la Victoria. A la hora de agotarse las excavaciones infructuosas de Marihuan y el mutismo del narco Perez Corradi solo quedarán las políticas. Deberían estar asustados en la rosada.
6
tecnopolis, la esma?? es vagina 12 esto??? nadie va a esos lugares!!! solo un porcentaje minoritario de la poblacion y para peor, ideologizado a la izquierda. Rodriguez kacerolo dejá de llorar!
5
esta paginucha es K??? que bueno enterarse ya ahora, asi no vuelvo a entrar mas. Gordito vos sos un chanta, chorrito igual que a quienes admirás, el tuerto fue el peor presidente desde 1983, tenes caca en el cerebro vos
4
igual para el kismo seguiras en la lista de gorilas vendepatria que hay que degollar. Relajate que ya no tenes retorno. Ni tu miedo te salva.
3
Digamos la verdad,la obra empezò en los noventa,con Menem,lo lamento esa es la verdad,Kichner no inventò nada,sòlo siguiò la obra trazada que no es poco,lo prefiero a las 4 inauguraciones de un hospital que nunca funcionò,y que sin vergüenza ,ni sonrojo hicieron durante esa administraciòn.
2
Esta basura no se equivoco, ser un delincuente organizador intencional y conciente de una asociacion ilicita para saquear el estado no es "se pudo equivocar en algo" . Ponele a tus hijos ese apellido nefasto,si queres hacerte el sutil